Siete ángeles con las últimas siete plagas

1
Luego, vi en el cielo otra señal grande y extraordinaria: siete ángeles que traían las últimas siete plagas.
Después de estas plagas, acabaría la ira de Dios.
2
Había como un mar de vidrio mezclado con fuego y junto al mar vi a los que estaban venciendo a la bestia y a su imagen, aquella bestia cuyo nombre se representa por un número.
Ellos tenían las arpas que Dios les había dado.
3
Cantaban la canción de Moisés, siervo de Dios, y la canción del Cordero:
«Grandes y maravillosas son tus obras,
Señor, Dios Todopoderoso.
Obras de manera justa y verdadera,
Rey de las naciones.
4
Señor, toda la gente te temerá.
Todos alabarán tu nombre,
pues sóloeres santo.
Todas las naciones vendrán ante ti a adorarte,
porque es claro que tus juicios son justos».
5
Después de esto, vi que se abría el templo del cielo, el Lugar Santo de la presencia de Dios.
6
Salieron de allí los siete ángeles que traían las siete plagas.
Estaban vestidos con ropa de lino limpia y brillante, y llevaban bandas doradas alrededor del pecho.
7
Entonces, una de las cuatro criaturas le dio a cada uno de los ángeles una copa de oro llena de la ira de Dios, quien vive por siempre.
8
El templo se llenó del humo de la gloria y del poder de Dios, y nadie pudo entrar allí hasta que se acabaron las siete plagas traídas por los siete ángeles.