Aprobados por Dios

1
Así que Dios nos aprobó gracias a la fe, y ahora, por medio de nuestro Señor Jesucristo, hay paz entre Dios y nosotros.
2
A través de la fe, Cristo nos ha traído al generoso amor de Dios que ahora disfrutamos, y estamos felices con la esperanza de compartir la gloria de Dios.
3
Pero hay más, podemos sentirnos felices aun cuando tenemos sufrimientos porque los sufrimientos nos enseñan a ser pacientes.
4
Si tenemos paciencia, nuestro carácter se fortalece y con un carácter así, nuestra esperanza aumenta.
5
Esa esperanza no nos va a fallar porque Dios nos dio el Espíritu Santo, quien ha derramado el amor de Dios en nosotros.
6
Cristo murió por nosotros en el momento preciso: cuando éramos incapaces de salvarnos, siendo enemigos de Dios.
7
Es muy difícil que alguien muera por salvar a una persona justa.
Pero quizás alguien pudiera arriesgar su vida por una persona muy buena.
8
En cambio, Dios nos demostró su amor en que Cristo murió por nosotros aun cuando éramos pecadores.
9
Con mucha más razón ahora, seremos salvos de la ira de Dios porque él nos aprobó por medio de la muerte de Cristo.
10
Cuando éramos enemigos de Dios, él hizo las paces con nosotros a través de la muerte de su Hijo.
Con mayor razón ahora que somos amigos de Dios, él nos va a salvar por medio de la vida de Cristo.
11
Además, ahora nos alegramos por lo que Dios ha hecho ya que tenemos amistad con Dios a través de nuestro Señor Jesucristo.


Adán y Cristo

12
El pecado llegó al mundo por lo que hizo un hombre.
Con el pecado llegó también la muerte.
Todos tendrán que morir porque todos han pecado.
13
El pecado llegó al mundo antes que la ley, pero Dios no acusa a la gente de pecado si no hay una ley.
14
Sin embargo, desde el tiempo de Adán hasta el tiempo de Moisés todos tuvieron que morir.
Adán tuvo que morir porque desobedeció el mandato de Dios.
Incluso los que no cometieron el pecado que cometió Adán, tuvieron que morir.
Adán era como el que vendría en el futuro.
15
En cambio, el regalo de Dios no tiene comparación con el pecado de Adán: lo que mucha gente recibió por culpa de un solo hombre fue la muerte.
En cambio, lo que mucha gente recibió por el generoso amor de Dios fue el regalo de la vida gracias a un solo hombre, Jesucristo.
16
Adán pecó y eso trajo la condenación, pero el regalo de Dios es diferente: se recibe después de cometer muchos pecados y lleva a la aprobación de Dios.
17
La muerte reinó porque un solo hombre pecó.
Pero los que han recibido en abundancia el generoso amor de Dios, con mucha más razón ahora tendrán vida y reinarán.
Ellos recibieron su aprobación mediante un solo hombre, Jesucristo.
18
Así como un pecado de Adán trajo la condenación a todos los seres humanos, así también un acto de bondad de Cristo trajo la aprobación de Dios y vida para todos.
19
Un hombre desobedeció a Dios e hizo que muchos llegaran a ser pecadores, pero de la misma manera un solo hombre obedeció a Dios y así hizo que muchos fueran aprobados por Dios.
20
La ley llegó para que el pecado aumentara, pero cuanto más aumentó el pecado, aumentó aun más el generoso amor de Dios.
21
El pecado reinó por medio de la muerte, pero ahora el generoso amor de Dios reina aprobándonos por medio de nuestro Señor Jesucristo y dándonos vida eterna.