La vida conforme al Espíritu Santo

1
Así pues, ahora Dios no condena a los que están unidos a Jesucristo
2
porque por medio de él, la ley del Espíritu que da vida te liberó de la ley que trae pecado y muerte.
3
Lo que la ley no podía hacer porque no pudo contra la naturaleza humana, Dios lo hizo al enviar a su Hijo, quien vivió con la misma vida con la que todo ser humano peca.
Lo envió como una ofrenda para pagar por el pecado y así Dios se valió de esa vida humana para condenar el pecado.
4
Todo esto lo hizo Dios para que pudiéramos vivir aprobados tal como exige la ley.
Ya no vivimos de acuerdo a la naturaleza humana, sino que vivimos de acuerdo al Espíritu.
5
Los que siguen la mentalidad humana, sólo piensan en satisfacerla, pero los que viven según el Espíritu sólo piensan en satisfacer al Espíritu.
6
El que se deja controlar por su mentalidad humana tendrá muerte, pero el que deja que el Espíritu controle su mente tendrá vida y paz.
7
Cuando alguien se deja controlar por su mentalidad humana, está en contra de Dios y se niega a obedecer la ley de Dios.
De hecho, no es capaz de obedecerla;
8
los que tienen la mentalidad humana no pueden agradar a Dios.
9
En ustedes no predomina la mentalidad humana sino la del Espíritu, porque el Espíritu de Dios vive en ustedes.
El que no tiene el Espíritu de Cristo, no pertenece a Cristo.
10
El cuerpo de ustedes está muerto por culpa del pecado, pero si Cristo está en ustedes, Dios los aprobó y el Espíritu les da vida.
11
Dios resucitó a Jesús de la muerte.
Y si el Espíritu de Dios vive en ustedes, el mismo que resucitó a Cristo le dará vida a su cuerpo mortal por medio del Espíritu que vive en ustedes.
12
Por eso hermanos, tenemos una obligación pero no es la de vivir según la mentalidad humana.
13
Si viven de acuerdo con la mentalidad humana, morirán para siempre, pero si usan el poder del Espíritu para dejar de hacer maldades, vivirán para siempre.
14
Los hijos de Dios se dejan guiar por el Espíritu de Dios.
15
El Espíritu que ustedes han recibido ahora no los convierte en esclavos llenos de temor.
Al contrario, el Espíritu que han recibido los hace hijos.
Por el Espíritu podemos gritar: «¡Querido padre
16
El Espíritu mismo le habla a nuestro espíritu y le asegura que somos hijos de Dios.
17
Por ser hijos de Dios recibiremos las bendiciones que Dios tiene para su pueblo.
Dios nos dará todo lo que le ha dado a Cristo, pero también tenemos que sufrir con él para compartir su gloria.


Tendremos la grandeza en el futuro

18
Yo reconozco que tenemos que sufrir ahora, pero esos sufrimientos no son nada comparados con toda la gloria que vamos a recibir después.
19
Toda la creación de Dios está esperando con impaciencia el momento en que Dios muestre al mundo quiénes son sus hijos.
20
La creación no pudo alcanzar su propósito original, pero no por causa de ella, sino porque Dios así lo dispuso.
Sin embargo, queda esta esperanza:
21
que la creación será liberada de la esclavitud de la corrupción para disfrutar luego la grandeza de los hijos de Dios.
22
Todos sabemos que hasta hoy toda la creación se queja de dolor y sufre como una mujer con dolores de parto.
23
No sólo el mundo, sino también nosotros sufrimos, pero ya tenemos el Espíritu como anticipo de la promesa de Dios.
Ahora esperamos que Dios nos dé todos los derechos como hijos suyos cuando nuestro cuerpo sea liberado.
24
Cuando fuimos salvos recibimos esa esperanza, pero una esperanza que se ve no es realmente una esperanza, ¿para qué esperar lo que ya se ve?
25
En cambio, nosotros estamos esperando lo que aún no podemos ver y lo esperamos con paciencia.
26
De igual manera, el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad.
Por ejemplo, cuando no sabemos qué pedirle a Dios, el Espíritu mismo le pide a Dios por nosotros.
El Espíritu le habla a Dios a través de gemidos imposibles de expresar con palabras.
27
Pero Dios nos conoce a fondo y entiende lo que el Espíritu quiere decir, porque el Espíritu ruega a favor de su pueblo santo de acuerdo a la voluntad de Dios.


Victoria en Cristo

28
Sabemos que Dios obra en toda situación para el bien de los que lo aman, los que han sido llamados por Dios de acuerdo a su propósito.
29
Dios los conocía antes de que el mundo fuera creado.
Él decidió que fueran como su Hijo y quería que el Hijo fuera el mayor de muchos hermanos.
30
Dios decidió que serían como su Hijo, por eso los eligió por adelantado y los aprobó dándoles su gloria.
31
¿Qué podemos decir de todo esto? Si Dios está a nuestro favor, nadie podrá estar contra nosotros.
32
Dios mostró su favor hacia nosotros hasta tal punto que dio a su propio Hijo para que muriera por nosotros.
Siendo así, ¿cómo no nos va a dar, junto con él, todo lo que tiene?
33
¿Quién podrá acusar al pueblo que Dios ha elegido? Dios es el que nos aprueba.
34
¿Quién va a condenarnos? Cristo fue quien murió por nosotros y además resucitó.
Ahora Cristo está sentado a la derecha de Dios y está rogando por nosotros.
35
¿Podrá algo separarnos del amor de Cristo? Ni las dificultades, ni los problemas, ni las persecuciones, ni el hambre, ni la desnudez, ni el peligro ni tampoco la muerte.
36
Así está escrito:
«Por ti estamos siempre en peligro de muerte,
nos tratan como si fuéramos ovejas que van al matadero».
37
Más bien, en todo esto salimos más que victoriosos por medio de Dios quien nos amó.
38
Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los poderes diabólicos, ni lo presente, ni lo que vendrá en el futuro, ni poderes espirituales,
39
ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada podrá separarnos del amor de Dios que se encuentra en nuestro Señor Jesucristo.