Booz y el otro pariente

1
Booz fue a la plaza pública cerca de la entrada del pueblo y se sentó.
Luego pasó por la casa del otro pariente que Booz había mencionado como responsable de cuidar por las dos viudas.
Entonces Booz le dijo:
Amigo, ven acá y siéntate.
Entonces él se acercó y se sentó.
2
Luego Booz convocó a diez de los ancianos líderes del pueblo y les dijo:
Siéntense.
Entonces ellos se sentaron.
3
Booz le dijo al otro pariente:
Noemí, la mujer que acaba de llegar de Moab, está vendiendo la tierra que perteneció a nuestro pariente Elimélec.
4
Decidí informarte de eso delante de estos líderes ancianos del pueblo para ver si deseas comprar esa tierra.
eres el pariente más cercano y tienes ese derecho.
Si tú quieres redimirla, entonces redímela.
Si no, dímelo, pues yo soy el siguiente pariente más cercano.
Entonces el otro pariente, el más cercano, dijo:
—Yo la redimiré.
5
Entonces Booz le dijo:
Cuando le compres la tierra a Noemí, comprarás también a Rut, la mujer moabita, para restaurar el nombre del difunto en su herencia.
6
Al oír esto, el pariente respondió:
—Yo no puedo redimirla, pues arruinaría mi propia herencia.
Así que como yo no puedo redimirla puedes redimirlapara ti mismo.
7
En aquellos días en Israel se acostumbraba quitarse un zapato y entregarlo a la otra persona a manera de factura por el intercambio de bienes o por redimir la tierra.
8
Entonces cuando el pariente le dijo a Booz: «Puedes redimirlapara ti mismo», se quitó un zapato y se lo dio a Booz.
9
Luego Booz les dijo a los ancianos y a todos los ciudadanos presentes en el lugar:
Todos ustedes son testigos que le compro a Noemí todo lo que perteneció a Elimélec y a sus hijos Quilión y Majlón.
10
También tomo por esposa a la viuda de Majlón, Rut, la moabita.
La estoy tomando como esposa para restaurar el nombre del difunto en su herencia para que así su nombre no desaparezca de su gente y de su pueblo.
Ustedes son testigos hoy.
11
Entonces los ancianos y todos los ciudadanos que estaban en la plaza dijeron:
—Sí, somos testigos.
Que el SEÑOR haga que esta mujer que entra en tu casa sea como Raquel y Lea, de quienes desciende la casa de Israel.
¡Que te conviertas en una tribu poderosa en Efrata ! ¡Que tu nombre sea famoso en Belén!
12
Tamar dio a luz a Fares, el hijo de Judá.
Que la familia formada con los hijos que el SEÑOR te dé de esta joven mujer, sea tan grande como la de Fares, el hijo de Tamar y Judá.
13
Así Booz tomó a Rut por esposa.
Él se unió con ella y el SEÑOR permitió que ella quedara embarazada y diera a luz un niño.
14
Entonces las mujeres del pueblo le dijeron a Noemí:
Bendito sea el SEÑOR que te ha dado un nieto.
Que su nombre sea famoso en Israel.
15
Él te cuidará y se ocupará de ti cuando seas vieja.
Porque fue tu nuera que te quería quien lo dio a luz.
Ella es mejor para ti que siete hijos.
16
Entonces Noemí tomó al niño en sus brazos y se encargó de criarlo.
17
Las vecinas le pusieron el nombre, diciendo:
Ahora Noemí tiene un hijo.
Lo llamaron Obed, quien fue el papá de Isaí y abuelo de David.


Rut y la familia de Booz

18
Este es el registro de la familia de Fares:
Fares fue el papá de Jezrón
19
y Jezrón el de Ram.
Ram fue el papá de Aminadab
20
y Aminadab el de Naasón.
Naasón fue el papá de Salmón
21
y Salmón el de Booz.
Booz fue el papá de Obed
22
y Obed el de Isaí.
Isaí fue el papá de David.