El sumo sacerdote

1
Luego, el ángel me mostró al sumo sacerdote Josué que estaba de pie frente al ángel del SEÑOR.
Satanás estaba al lado derecho de Josué para acusarlo.
2
El ángel del SEÑOR le dijo a Satanás: «¡Que el SEÑOR, quien ha elegido a Jerusalén como su ciudad, te reprenda! ¡Que el SEÑOR te reprenda! ¿Acaso no es este hombre como un tizón rescatado del fuego
3
Josué, que llevaba puesta ropa sucia, estaba de pie frente al ángel.
4
El ángel les dijo a los ángeles que estaban junto a él: «¡Quítenle esa ropaLuego le dijo a Josué: «Mira, he borrado tu pecado y te vestiré con las prendas finas que usan los sacerdotes».
5
Luego dijo: «Coloquen sobre su cabeza un turbante limpio».
Le colocaron el turbante y lo vistieron con ropa nueva, mientras el ángel del SEÑOR permanecía allí.
6
Luego, el ángel del SEÑOR le dijo a Josué:
7
«Esto dice el SEÑOR Todopoderoso:
»Si obedeces mis mandatos
y si cumples fielmente los deberes que te he asignado,
te encargarás de mi templo
y cuidarás sus patios.
Podrás entrar libremente a mi templo
como los ángeles que están aquí.
8
Escucha, Josué, sumo sacerdote,
escucha junto con tus amigos que están sentados frente a ti.
Ellos son señales de lo que va a suceder.
Pronto traeré a mi siervo que será llamado “el Retoño”.
9
Miren la piedra
que he colocado frente a Josué.
Esta piedra tiene siete caras
y en ella escribiré algo.
En un solo día borraré el pecado de esta tierra.
Lo dice el SEÑOR Todopoderoso.
10
»Ese día cada uno de ustedes invitará a su vecino
a que se siente debajo de su viña y de su higuera.
Lo dice el SEÑOR Todopoderoso».