El rollo en el aire

1
Levanté la mirada de nuevo y vi un rollo que volaba.
2
El ángel me preguntó:
—¿Qué ves?
Yo respondí:
—Veo un rollo volando que mide diez metros de largo por cinco de ancho.
3
El ángel me dijo:
—En este rollo está escrito el castigo que va a caer sobre toda la tierra.
Por un lado está escrito el castigo para todos los que han robado;
y por el otro lado está escrito el castigo para todos los que han jurado en falso.
Todos ellos serán destruidos.
4
El SEÑOR Todopoderoso dice: “Yo enviaré ese castigo a la casa de los ladrones y a la casa de los que usan mi nombre para jurar en falso.
Ese castigo permanecerá en sus casas y destruirá hasta las vigas y las piedras”.


La mujer y la caneca

5
Luego, el ángel que me hablaba se acercó y me dijo:
Levanta la mirada y observa lo que se acerca a nosotros.
6
Yo pregunté:
—¿Qué es eso?
Él me respondió:
—Es una caneca que representa los pecados de la gente en toda la tierra.
7
Entonces levantó la tapa de plomo de la caneca y adentro estaba sentada una mujer.
8
El ángel dijo:
—Esa mujer representa la maldad.
Empujó a la mujer hacia dentro de la caneca y le colocó una tapa de plomo.
9
Luego miré hacia arriba y vi a dos mujeres que se acercaban a nosotros.
Tenían alas como las de una cigüeña, las cuales estaban abiertas golpeando la brisa.
Las mujeres levantaron la caneca.
10
Le pregunté al ángel que me hablaba:
—¿A dónde llevan la caneca?
11
Él me respondió:
—Van a construir un templo en Sumeria para la caneca, y cuando esté listo la colocarán sobre su pedestal para adorarla.