1
PUES que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también estad armados del mismo pensamiento: que el que ha padecido en la carne, cesó de pecado;
2
Para que ya el tiempo que queda en carne, viva, no á las concupiscencias de los hombres, sino á la voluntad de Dios.
3
Porque nos debe bastar que el tiempo pasado de nuestra vida hayamos hecho la voluntad de los Gentiles, cuando conversábamos en lascivias, en concupiscencias, en embriagueces, abominables idolatrías.
4
En lo cual les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfrenamiento de disolución, ultrajándoos:
5
Los cuales darán cuenta al que está aparejado para juzgar los vivos y los muertos.
6
Porque por esto también ha sido predicado el evangelio á los muertos;
para que sean juzgados en carne según los hombres, y vivan en espíritu según Dios.
7
Mas el fin de todas las cosas se acerca: sed pues templados, y velad en oración.
8
Y sobre todo, tened entre vosotros ferviente caridad;
porque la caridad cubrirá multitud de pecados.
9
Hospedaos los unos á los otros sin murmuraciones.
10
Cada uno según el don que ha recibido, adminístrelo á los otros, como buenos dispensadores de las diferentes gracias de Dios.
11
Si alguno habla, hable conforme á las palabras de Dios;
si alguno ministra, ministre conforme á la virtud que Dios suministra: para que en todas cosas sea Dios glorificado por Jesucristo, al cual es gloria é imperio para siempre jamás.
Amén.
12
Carísimos, no os maravilléis cuando sois examinados por fuego, lo cual se hace para vuestra prueba, como si alguna cosa peregrina os aconteciese;
13
Antes bien gozaos en que sois participantes de las aflicciones de Cristo;
para que también en la revelación de su gloria os gocéis en triunfo.
14
Si sois vituperados en el nombre de Cristo, sois bienaventurados;
porque la gloria y el Espíritu de Dios reposan sobre vosotros.
Cierto, según ellos, él es blasfemado, mas según vosotros es glorificado.
15
Así que, ninguno de vosotros padezca como homicida, ó ladrón, ó malhechor, ó por meterse en negocios ajenos.
16
Pero si alguno padece como Cristiano, no se avergüence;
antes glorifique á Dios en esta parte.
17
Porque es tiempo de que el juicio comience de la casa de Dios: y si primero comienza por nosotros, ¿qué será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?
18
Y si el justo con dificultad se salva;
¿á dónde aparecerá el infiel y el pecador?
19
Y por eso los que son afligidos según la voluntad de Dios, encomiéndenle sus almas, como á fiel Criador, haciendo bien.