1
HABIA ya Saúl reinado un año;
y reinado que hubo dos años sobre Israel,
2
Escogióse luego tres mil de Israel: los dos mil estuvieron con Saúl en Michmas y en el monte de Beth-el, y los mil estuvieron con Jonathán en Gabaa de Benjamín;
y envió á todo el otro pueblo cada uno á sus tiendas.
3
Y Jonathán hirió la guarnición de los Filisteos que había en el collado, y oyéronlo los Filisteos.
E hizo Saúl tocar trompetas por toda la tierra, diciendo: Oigan los Hebreos.
4
Y todo Israel oyó lo que se decía: Saúl ha herido la guarnición de los Filisteos;
y también que Israel olía mal á los Filisteos.
Y juntóse el pueblo en pos de Saúl en Gilgal.
5
Entonces los Filisteos se juntaron para pelear con Israel, treinta mil carros, y seis mil caballos, y pueblo como la arena que está á la orilla de la mar en multitud;
y subieron, y asentaron campo en Michmas, al oriente de Beth-aven.
6
Mas los hombres de Israel, viéndose puestos en estrecho, (porque el pueblo estaba en aprieto), escondióse el pueblo en cuevas, en fosos, en peñascos, en rocas y en cisternas.
7
Y algunos de los Hebreos pasaron el Jordán á la tierra de Gad y de Galaad: y Saúl se estaba aún en Gilgal, y todo el pueblo iba tras él temblando.
8
Y él esperó siete días, conforme al plazo que Samuel había dicho;
pero Samuel no venía á Gilgal, y el pueblo se le desertaba.
9
Entonces dijo Saúl: Traedme holocausto y sacrificios pacíficos.
Y ofreció el holocausto.
10
Y como él acababa de hacer el holocausto, he aquí Samuel que venía;
y Saúl le salió á recibir para saludarle.
11
Entonces Samuel dijo: ¿Qué has hecho? Y Saúl respondió: Porque vi que el pueblo se me iba, y que tú no venías al plazo de los días, y que los Filisteos estaban juntos en Michmas,
12
Me dije: Los Filisteos descenderán ahora contra mí á Gilgal, y yo no he implorado el favor de Jehová.
Esforcéme pues, y ofrecí holocausto.
13
Entonces Samuel dijo á Saúl: Locamente has hecho;
no guardaste el mandamiento de Jehová tu Dios, que él te había intimado;
porque ahora Jehová hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre.
14
Mas ahora tu reino no será durable: Jehová se ha buscado varón según su corazón, al cual Jehová ha mandado que sea capitán sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que Jehová te mandó.
15
Y levantándose Samuel, subió de Gilgal á Gabaa de Benjamín.
Y Saúl contó la gente que se hallaba con él, como seiscientos hombres.
16
Saúl pues y Jonathán su hijo, y el pueblo que con ellos se hallaba, quedáronse en Gabaa de Benjamín: mas los Filisteos habían puesto su campo en Michmas.
17
Y salieron del campo de los Filisteos en correría tres escuadrones.
El un escuadrón tiró por el camino de Ophra hacia la tierra de Sual.
18
El otro escuadrón marchó hacia Beth-oron, y el tercer escuadrón marchó hacia la región que mira al valle de Seboim hacia el desierto.
19
Y en toda la tierra de Israel no se hallaba herrero;
porque los Filisteos habían dicho: Para que los Hebreos no hagan espada ó lanza.
20
Y todos los de Israel descendían á los Filisteos cada cual á amolar su reja, su azadón, su hacha, ó su sacho,
21
Y cuando se hacían bocas en las rejas, ó en los azadones, ó en las horquillas, ó en las hachas;
hasta para una ahijada que se hubiera de componer.
22
Así aconteció que el día de la batalla no se halló espada ni lanza en mano de alguno de todo el pueblo que estaba con Saúl y con Jonathán, excepto Saúl y Jonathán su hijo, que las tenían.
23
Y la guarnición de los Filisteos salió al paso de Michmas.