1
Y HABIA un varón de Benjamín, hombre valeroso, el cual se llamaba Cis, hijo de Abiel, hijo de Seor, hijo de Bechôra, hijo de Aphia, hijo de un hombre de Benjamín.
2
Y tenía él un hijo que se llamaba Saúl, mancebo y hermoso, que entre los hijos de Israel no había otro más hermoso que él;
del hombro arriba sobrepujaba á cualquiera del pueblo.
3
Y habíanse perdido las asnas de Cis, padre de Saúl;
por lo que dijo Cis á Saúl su hijo: Toma ahora contigo alguno de los criados, y levántate, y ve á buscar las asnas.
4
Y él pasó al monte de Ephraim, y de allí á la tierra de Salisa, y no las hallaron.
Pasaron luego por la tierra de Saalim, y tampoco.
Después pasaron por la tierra de Benjamín, y no las encontraron.
5
Y cuando vinieron á la tierra de Suph, Saúl dijo á su criado que tenía consigo: Ven, volvámonos;
porque quizá mi padre, dejado el cuidado de las asnas, estará congojado por nosotros.
6
Y él le respondió: He aquí ahora hay en esta ciudad un hombre de Dios, que es varón insigne: todas las cosas que él dijere, sin duda vendrán.
Vamos pues allá: quizá nos enseñará nuestro camino por donde hayamos de ir.
7
Y Saúl respondió á su criado: Vamos ahora: ¿mas qué llevaremos al varón? Porque el pan de nuestras alforjas se ha acabado, y no tenemos qué presentar al varón de Dios: ¿qué tenemos?
8
Entonces tornó el criado á responder á Saúl, diciendo: He aquí se halla en mi mano la cuarta parte de un siclo de plata: esto daré al varón de Dios, porque nos declare nuestro camino.
9
(Antiguamente en Israel cualquiera que iba á consultar á Dios, decía así: Venid y vamos hasta el vidente: porque el que ahora se llama profeta, antiguamente era llamado vidente).
10
Dijo entonces Saúl á su criado: Bien dices;
ea pues, vamos.
Y fueron á la ciudad donde estaba el varón de Dios.
11
Y cuando subían por la cuesta de la ciudad, hallaron unas mozas que salían por agua, á las cuales dijeron: ¿Está en este lugar el vidente?
12
Y ellas respondiéndoles, dijeron: Sí;
helo aquí delante de ti: date pues priesa, porque hoy ha venido á la ciudad en atención á que el pueblo tiene hoy sacrificio en el alto.
13
Y cuando entrareis en la ciudad, le encontraréis luego, antes que suba al alto á comer;
pues el pueblo no comerá hasta que él haya venido, por cuanto él haya de bendecir el sacrificio, y después comerán los convidados.
Subid pues ahora, porque ahora le hallaréis.
14
Ellos entonces subieron á la ciudad;
y cuando en medio de la ciudad estuvieron, he aquí Samuel que delante de ellos salía para subir al alto.
15
Y un día antes que Saúl viniese, Jehová había revelado al oído de Samuel, diciendo:
16
Mañana á esta misma hora yo enviaré á ti un varón de la tierra de Benjamín, al cual ungirás por príncipe sobre mi pueblo Israel, y salvará mi pueblo de mano de los Filisteos: pues yo he mirado á mi pueblo, porque su clamor ha llegado hasta mí.
17
Y luego que Samuel vió á Saúl, Jehová le dijo: He aquí éste es el varón del cual te hablé;
éste señoreará á mi pueblo.
18
Y llegando Saúl á Samuel en medio de la puerta, díjole: Ruégote que me enseñes dónde está la casa del vidente.
19
Y Samuel respondió á Saúl, y dijo: Yo soy el vidente: sube delante de mí al alto, y comed hoy conmigo, y por la mañana te despacharé, y te descubriré todo lo que está en tu corazón.
20
Y de las asnas que se te perdieron hoy ha tres días, pierde cuidado de ellas, porque se han hallado.
Mas ¿por quién es todo el deseo de Israel, sino por ti y por toda la casa de tu padre?
21
Y Saúl respondió, y dijo: ¿No soy yo hijo de Benjamín, de las más pequeñas tribus de Israel? y mi familia ¿no es la más pequeña de todas las familias de la tribu de Benjamín? ¿por qué pues me has dicho cosa semejante?
22
Y trabando Samuel de Saúl y de su criado, metiólos en la sala, y dióles lugar á la cabecera de los convidados, que eran como unos treinta hombres.
23
Y dijo Samuel al cocinero: Trae acá la porción que te dí, la cual te dije que guardases aparte.
24
Entonces alzó el cocinero una espaldilla, con lo que estaba sobre ella, y púsola delante de Saúl.
Y Samuel dijo: He aquí lo que estaba reservado: ponlo delante de ti, y come;
porque de industria se guardó para ti, cuando dije: Yo he convidado al pueblo.
Y Saúl comió aquel día con Samuel.
25
Y cuando hubieron descendido de lo alto á la ciudad, él habló con Saúl en el terrado.
26
Y al otro día madrugaron: y como al apuntar del alba, Samuel llamó á Saúl, que estaba en el terrado;
y dijo: Levántate, para que te despache.
Levantóse luego Saúl, y salieron fuera ambos, él y Samuel.
27
Y descendiendo ellos al cabo de la ciudad, dijo Samuel á Saúl: Di al mozo que vaya delante, (y adelantóse el mozo);
mas espera tú un poco para que te declare palabra de Dios.