1
PORQUE sabemos, que si la casa terrestre de nuestra habitación se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna en los cielos.
2
Y por esto también gemimos, deseando ser sobrevestidos de aquella nuestra habitación celestial;
3
Puesto que en verdad habremos sido hallados vestidos, y no desnudos.
4
Porque asimismo los que estamos en este tabernáculo, gemimos agravados;
porque no quisiéramos ser desnudados;
sino sobrevestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida.
5
Mas el que nos hizo para esto mismo, es Dios;
el cual nos ha dado la prenda del Espíritu.
6
Así que vivimos confiados siempre, y sabiendo, que entre tanto que estamos en el cuerpo, peregrinamos ausentes del Señor;
7
(Porque por fe andamos, no por vista;)
8
Mas confiamos, y más quisiéramos partir del cuerpo, y estar presentes al Señor.
9
Por tanto procuramos también, ó ausentes, ó presentes, serle agradables:
10
Porque es menester que todos nosotros parezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que hubiere hecho por medio del cuerpo, ora sea bueno ó malo.
11
Estando pues poseídos del temor del Señor, persuadimos á los hombres, mas á Dios somos manifiestos;
y espero que también en vuestras conciencias somos manifiestos.
12
No nos encomendamos pues otra vez á vosotros, sino os damos ocasión de gloriaros por nosotros, para que tengáis qué responder contra los que se glorían en las apariencias, y no en el corazón.
13
Porque si loqueamos, es para Dios;
y si estamos en seso, es para vosotros.
14
Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: Que si uno murió por todos, luego todos son muertos;
15
Y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, mas para aquel que murió y resucitó por ellos.
16
De manera que nosotros de aquí adelante á nadie conocemos según la carne: y aun si á Cristo conocimos según la carne, empero ahora ya no le conocemos.
17
De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron;
he aquí todas son hechas nuevas.
18
Y todo esto es de Dios, el cual nos reconcilió á sí por Cristo;
y nos dió el ministerio de la reconciliación.
19
Porque ciertamente Dios estaba en Cristo reconciliando el mundo á sí, no imputándole sus pecados, y puso en nosotros la palabra de la reconciliación.
20
Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio nuestro;
os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.
21
Al que no conoció pecado, hizo pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.