1
PORQUE cuanto á la suministración para los santos, por demás me es escribiros;
2
Pues conozco vuestro pronto ánimo, del cual me glorío yo entre los de Macedonia, que Acaya está apercibida desde el año pasado;
y vuestro ejemplo ha estimulado á muchos.
3
Mas he enviado los hermanos, porque nuestra gloria de vosotros no sea vana en esta parte;
para que, como lo he dicho, estéis apercibidos;
4
No sea que, si vinieren conmigo Macedonios, y os hallaren desapercibidos, nos avergoncemos nosotros, por no decir vosotros, de este firme gloriarnos.
5
Por tanto, tuve por cosa necesaria exhortar á los hermanos que fuesen primero á vosotros, y apresten primero vuestra bendición antes prometida para que esté aparejada como de bendición, y no como de mezquindad.
6
Esto empero digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente;
y el que siembra en bendiciones, en bendiciones también segará.
7
Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ó por necesidad;
porque Dios ama el dador alegre.
8
Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia;
á fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo que basta, abundéis para toda buena obra:
9
Como está escrito: Derramó, dió á los pobres;
Su justicia permanece para siempre.
10
Y el que da simiente al que siembra, también dará pan para comer, y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los crecimientos de los frutos de vuestra justicia;
11
Para que estéis enriquecidos en todo para toda bondad, la cual obra por nosotros hacimiento de gracias á Dios.
12
Porque la suministración de este servicio, no solamente suple lo que á los santos falta, sino también abunda en muchos hacimientos de gracias á Dios:
13
Que por la experiencia de esta suministración glorifican á Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la bondad de contribuir para ellos y para todos;
14
Asimismo por la oración de ellos á favor vuestro, los cuales os quieren á causa de la eminente gracia de Dios en vosotros.
15
Gracias á Dios por su don inefable.