1
Y FUÉ Moisés, y habló estas palabras á todo Israel,
2
Y díjoles: De edad de ciento y veinte años soy hoy día;
no puedo más salir ni entrar: á más de esto Jehová me ha dicho: No pasarás este Jordán.
3
Jehová tu Dios, él pasa delante de ti;
él destruirá estas gentes de delante de ti, y las heredarás: Josué será el que pasará delante de ti, como Jehová ha dicho.
4
Y hará Jehová con ellos como hizo con Sehón y con Og, reyes de los Amorrheos, y con su tierra, que los destruyó.
5
Y los entregará Jehová delante de vosotros, y haréis con ellos conforme á todo lo que os he mandado.
6
Esforzaos y cobrad ánimo;
no temáis, ni tengáis miedo de ellos: que Jehová tu Dios es el que va contigo: no te dejará ni te desamparará.
7
Y llamó Moisés á Josué, y díjole á vista de todo Israel: Esfuérzate y anímate;
porqueentrarás con este pueblo á la tierra que juró Jehová á sus padres que les había de dar, y tú se la harás heredar.
8
Y Jehová es el que va delante de ti;
él será contigo, no te dejará, ni te desamparará;
no temas, ni te intimides.
9
Y escribió Moisés esta ley, y dióla á los sacerdotes, hijos de Leví, que llevaban el arca del pacto de Jehová, y á todos los ancianos de Israel.
10
Y mandóles Moisés, diciendo: Al cabo del séptimo año, en el año de la remisión, en la fiesta de las Cabañas,
11
Cuando viniere todo Israel á presentarse delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere, leerás esta ley delante de todo Israel á oídos de ellos.
12
Harás congregar el pueblo, varones y mujeres y niños, y tus extranjeros que estuvieren en tus ciudades, para que oigan y aprendan, y teman á Jehová vuestro Dios, y cuiden de poner por obra todas las palabras de esta ley:
13
Y los hijos de ellos que no supieron oigan, y aprendan á temer á Jehová vuestro Dios todos los días que viviereis sobre la tierra, para ir á la cual pasáis el Jordán para poseerla.
14
Y Jehová dijo á Moisés: He aquí se han acercado tus días para que mueras: llama á Josué, y esperad en el tabernáculo del testimonio, y le mandaré.
Fueron pues Moisés y Josué, y esperaron en el tabernáculo del testimonio.
15
Y aparecióse Jehová en el tabernáculo, en la columna de nube;
y la columna de nube se puso sobre la puerta del tabernáculo.
16
Y Jehová dijo á Moisés: He aquí tú vas á dormir con tus padres, y este pueblo se levantará y fornicará tras los dioses ajenos de la tierra adonde va, en estando en medio de ella;
y me dejará, é invalidará mi pacto que he concertado con él:
17
Y mi furor se encenderá contra él en aquel día;
y los abandonaré, y esconderé de ellos mi rostro, y serán consumidos;
y le hallarán muchos males y angustias, y dirá en aquel día: ¿No me han hallado estos males porque no está mi Dios en medio de mí?
18
Empero yo esconderé ciertamente mi rostro en aquel día, por todo el mal que ellos habrán hecho, por haberse vuelto á dioses ajenos.
19
Ahora, pues, escribíos este cántico, y enséñalo á los hijos de Israel: ponlo en boca de ellos, para que este cántico me sea por testigo contra los hijos de Israel.
20
Porque yo le introduciré en la tierra que juré á sus padres, la cual fluye leche y miel;
y comerá, y se hartará, y se engordará: y volveránse á dioses ajenos, y les servirán, y me enojarán, é invalidarán mi pacto.
21
Y será que cuando le vinieren muchos males y angustias, entonces responderá en su cara este cántico como testigo, pues no caerá en olvido de la boca de su linaje: porque yo conozco su ingenio, y lo que hace hoy antes que le introduzca en la tierra que juré.
22
Y Moisés escribió este cántico aquel día, y enseñólo á los hijos de Israel.
23
Y dió orden á Josué hijo de Nun, y dijo: Esfuérzate y anímate, que tú meterás los hijos de Israel en la tierra que les juré, y yo seré contigo.
24
Y como acabó Moisés de escribir las palabras de esta ley en un libro hasta concluirse,
25
Mandó Moisés á los Levitas que llevaban el arca del pacto de Jehová, diciendo:
26
Tomad este libro de la ley, y ponedlo al lado del arca del pacto de Jehová vuestro Dios, y esté allí por testigo contra ti.
27
Porque yo conozco tu rebelión, y tu cerviz dura: he aquí que aun viviendo yo hoy con vosotros, sois rebeldes á Jehová;
y ¿cuánto más después que yo fuere muerto?
28
Congregad á mí todos los ancianos de vuestras tribus, y á vuestros oficiales, y hablaré en sus oídos estas palabras, y llamaré por testigos contra ellos los cielos y la tierra.
29
Porque yo sé que después de mi muerte, ciertamente os corromperéis y os aparteréis del camino que os he mandado;
y que os ha de venir mal en los postreros días, por haber hecho mal en ojos de Jehová, enojándole con la obra de vuestras manos.
30
Entonces habló Moisés en oídos de toda la congregación de Israel las palabras de este cántico hasta acabarlo.