1
Y JEHOVA dijo á Moisés: Entra á Faraón;
porque yo he agravado su corazón, y el corazón de sus siervos, para dar entre ellos estas mis señales;
2
Y para que cuentes á tus hijos y á tus nietos las cosas que yo hice en Egipto, y mis señales que dí entre ellos;
y para que sepáis que yo soy Jehová.
3
Entonces vinieron Moisés y Aarón á Faraón, y le dijeron: Jehová, el Dios de los Hebreos ha dicho así: ¿Hasta cuándo no querrás humillarte delante de mí? Deja ir á mi pueblo para que me sirvan.
4
Y si aún rehusas dejarlo ir, he aquí que yo traeré mañana langosta en tus términos,
5
La cual cubrirá la faz de la tierra, de modo que no pueda verse la tierra;
y ella comerá lo que quedó salvo, lo que os ha quedado del granizo;
comerá asimismo todo árbol que os produce fruto en el campo:
6
Y llenarse han tus casas, y las casas de todos tus siervos, y las casas de todos los Egipcios, cual nunca vieron tus padres ni tus abuelos, desde que ellos fueron sobre la tierra hasta hoy.
Y volvióse, y salió de con Faraón.
7
Entonces los siervos de Faraón le dijeron: ¿Hasta cuándo nos ha de ser éste por lazo? Deja ir á estos hombres, para que sirvan á Jehová su Dios;
¿aun no sabes que Egipto está destruido?
8
Y Moisés y Aarón volvieron á ser llamados á Faraón, el cual les dijo: Andad, servid á Jehová vuestro Dios.
¿Quién y quién son los que han de ir?
9
Y Moisés respondió: Hemos de ir con nuestros niños y con nuestros viejos, con nuestros hijos y con nuestras hijas: con nuestras ovejas y con nuestras vacas hemos de ir;
porque tenemos solemnidad de Jehová.
10
Y él les dijo: Así sea Jehová con vosotros como yo os dejaré ir á vosotros y á vuestros niños: mirad como el mal está delante de vuestro rostro.
11
No será así: id ahora vosotros los varones, y servid á Jehová: pues esto es lo que vosotros demandasteis.
Y echáronlos de delante de Faraón.
12
Entonces Jehová dijo á Moisés: Extiende tu mano sobre la tierra de Egipto para langosta, á fin de que suba sobre el país de Egipto, y consuma todo lo que el granizo dejó.
13
Y extendió Moisés su vara sobre la tierra de Egipto, y Jehová trajo un viento oriental sobre el país todo aquel día y toda aquella noche;
y á la mañana el viento oriental trajo la langosta:
14
Y subió la langosta sobre toda la tierra de Egipto, y asentóse en todos los términos de Egipto, en gran manera grave: antes de ella no hubo langosta semejante, ni después de ella vendrá otra tal;
15
Y cubrió la faz de todo el país, y oscurecióse la tierra;
y consumió toda la hierba de la tierra, y todo el fruto de los árboles que había dejado el granizo;
que no quedó cosa verde en árboles ni en hierba del campo, por toda la tierra de Egipto.
16
Entonces Faraón hizo llamar apriesa á Moisés y á Aarón, y dijo: He pecado contra Jehová vuestro Dios, y contra vosotros.
17
Mas ruego ahora que perdones mi pecado solamente esta vez, y que oréis á Jehová vuestro Dios que quite de mí solamente esta muerte.
18
Y salió de con Faraón, y oró á Jehová.
19
Y Jehová volvió un viento occidental fortísimo, y quitó la langosta, y arrojóla en el mar Bermejo: ni una langosta quedó en todo el término de Egipto.
20
Mas Jehová endureció el corazón de Faraón;
y no envió los hijos de Israel.
21
Y Jehová dijo á Moisés: Extiende tu mano hacia el cielo, para que haya tinieblas sobre la tierra de Egipto, tales que cualquiera las palpe.
22
Y extendió Moisés su mano hacia el cielo, y hubo densas tinieblas tres días por toda la tierra de Egipto.
23
Ninguno vió á su prójimo, ni nadie se levantó de su lugar en tres días;
mas todos los hijos de Israel tenían luz en sus habitaciones.
24
Entonces Faraón hizo llamar á Moisés, y dijo: Id, servid á Jehová;
solamente queden vuestras ovejas y vuestras vacas: vayan también vuestros niños con vosotros.
25
Y Moisés respondió: Tú también nos entregarás sacrificios y holocaustos que sacrifiquemos á Jehová nuestro Dios.
26
Nuestros ganados irán también con nosotros;
no quedará ni una uña;
porque de ellos hemos de tomar para servir á Jehová nuestro Dios;
y no sabemos con qué hemos de servir á Jehová, hasta que lleguemos allá.
27
Mas Jehová endureció el corazón de Faraón, y no quiso dejarlos ir.
28
Y díjole Faraón: Retírate de mí: guárdate que no veas más mi rostro, porque en cualquier día que vieres mi rostro, morirás.
29
Y Moisés respondió: Bien has dicho;
no veré más tu rostro.