1
Y SIENDO Abram de edad de noventa y nueve años, aparecióle Jehová, y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso;
anda delante de mí, y sé perfecto.
2
Y pondré mi pacto entre mí y ti, y multiplicarte he mucho en gran manera.
3
Entonces Abram cayó sobre su rostro, y Dios habló con él diciendo:
4
Yo, he aquí mi pacto contigo: Serás padre de muchedumbre de gentes:
5
Y no se llamará más tu nombre Abram, sino que será tu nombre Abraham, porque te he puesto por padre de muchedumbre de gentes.
6
Y multiplicarte he mucho en gran manera, y te pondré en gentes, y reyes saldrán de ti.
7
Y estableceré mi pacto entre mí y ti, y tu simiente después de ti en sus generaciones, por alianza perpetua, para serte á ti por Dios, y á tu simiente después de ti.
8
Y te daré á ti, y á tu simiente después de ti, la tierra de tus peregrinaciones, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua;
y seré el Dios de ellos.
9
Dijo de nuevo Dios á Abraham: Tú empero guardarás mi pacto, tú y tu simiente después de ti por sus generaciones.
10
Este será mi pacto, que guardaréis entre mí y vosotros y tu simiente después de ti: Será circuncidado todo varón de entre vosotros.
11
Circuncidaréis, pues, la carne de vuestro prepucio, y será por señal del pacto entre mí y vosotros.
12
Y de edad de ocho días será circuncidado todo varón entre vosotros por vuestras generaciones: el nacido en casa, y el comprado á dinero de cualquier extranjero, que no fuere de tu simiente.
13
Debe ser circuncidado el nacido en tu casa, y el comprado por tu dinero: y estará mi pacto en vuestra carne para alianza perpetua.
14
Y el varón incircunciso que no hubiere circuncidado la carne de su prepucio, aquella persona será borrada de su pueblo;
ha violado mi pacto.
15
Dijo también Dios á Abraham: A Sarai tu mujer no la llamarás Sarai, mas Sara será su nombre.
16
Y bendecirla he, y también te daré de ella hijo;
sí, la bendeciré, y vendrá á ser madre de naciones;
reyes de pueblos serán de ella.
17
Entonces Abraham cayó sobre su rostro, y rióse, y dijo en su corazón: ¿A hombre de cien años ha de nacer hijo? ¿y Sara, ya de noventa años, ha de parir?
18
Y dijo Abraham á Dios: Ojalá Ismael viva delante de ti.
19
Y respondió Dios: Ciertamente Sara tu mujer te parirá un hijo, y llamarás su nombre Isaac;
y confirmaré mi pacto con él por alianza perpetua para su simiente después de él.
20
Y en cuanto á Ismael, también te he oído: he aquí que le bendeciré, y le haré fructificar y multiplicar mucho en gran manera: doce príncipes engendrará, y ponerlo he por gran gente.
21
Mas yo estableceré mi pacto con Isaac, al cual te parirá Sara por este tiempo el año siguiente.
22
Y acabó de hablar con él, y subió Dios de con Abraham.
23
Entonces tomó Abraham á Ismael su hijo, y á todos los siervos nacidos en su casa, y á todos los comprados por su dinero, á todo varón entre los domésticos de la casa de Abraham, y circuncidó la carne del prepucio de ellos en aquel mismo día, como Dios le había dicho.
24
Era Abraham de edad de noventa y nueve años cuando circuncidó la carne de su prepucio.
25
E Ismael su hijo era de trece años cuando fué circuncidada la carne de su prepucio.
26
En el mismo día fué circuncidado Abraham é Ismael su hijo.
27
Y todos los varones de su casa, el siervo nacido en casa, y el comprado por dinero del extranjero, fueron circuncidados con él.