1
ESTANDO yo curando á Israel, descubrióse la iniquidad de Ephraim, y las maldades de Samaria;
porque obraron engaño: y viene el ladrón, y el salteador despoja de fuera.
2
Y no dicen en su corazón que tengo en la memoria toda su maldad: ahora los rodearán sus obras;
delante de mí están.
3
Con su maldad alegran al rey, y á los príncipes con sus mentiras.
4
Todos ellos adúlteros;
son como horno encendido por el hornero, el cual cesará de avivar después que esté hecha la masa, hasta que esté leuda.
5
El día de nuestro rey los príncipes lo hicieron enfermar con vasos de vino: extendió su mano con los escarnecedores.
6
Porque aplicaron su corazón, semejante á un horno, á sus artificios: toda la noche duerme su hornero;
á la mañana está encendido como llama de fuego.
7
Todos ellos arden como un horno, y devoraron á sus jueces: cayeron todos sus reyes: no hay entre ellos quien á mí clame.
8
Ephraim se envolvió con los pueblos;
Ephraim fué torta no vuelta.
9
Comieron extraños su sustancia, y él no lo supo;
y aun vejez se ha esparcido por él, y él no lo entendió.
10
Y la soberbia de Israel testificará contra él en su cara: y no se tornaron á Jehová su Dios, ni lo buscaron con todo esto.
11
Y fué Ephraim como paloma incauta, sin entendimiento: llamarán á Egipto, acudirán al Asirio.
12
Cuando fueren, extenderé sobre ellos mi red, hacerlos he caer como aves del cielo;
castigarélos conforme á lo que se ha oído en sus congregaciones.
13
Ay de ellos! porque se apartaron de mí: destrucción sobre ellos, porque contra mí se rebelaron;
yo los redimí, y ellos hablaron contramentiras.
14
Y no clamaron a mí con su corazón cuando aullaron sobre sus camas, para el trigo y el mosto se congregaron, rebeláronse contra mí.
15
Y yo los ceñi, esforcé sus brazos, y contrapensaron mal.
16
Tornáronse, mas no al Altísimo: fueron como arco engañoso: cayeron sus príncipes á cuchillo por la soberbia de su lengua: éste será su escarnio en la tierra de Egipto.