1
No te alegres, oh Israel, hasta saltar de gozo como los pueblos, pues has fornicado apartándote de tu Dios: amaste salario por todas las eras de trigo.
2
La era y el lagar no los mantedrán;
les fallará el mosto.
3
No quedarán en la tierra de Jehová, sino que volverá Ephraim á Egipto, y á Asiria, donde comerán vianda inmunda.
4
No derramarán vino á Jehová, ni él tomará contento en sus sacrificios;
como pan de enlutados le serán á ellos: todos los que comieren de él, serán inmundos.
Será pues el pan de ellos para si mismos;
no entrará en la casa de Jehová.
5
¿Qué haréis el día de la solemnidad, y el día de la fiesta de Jehová?
6
Porque, he aquí se fueron ellos á causa de la destrucción: Egipto los recogerá, Memphis los enterrará: espino poseerá por heredad lo deseable de su plata, ortiga crecerá en sus moradas.
7
Vinieron los días de la visitación, vinieron los días de la paga;
conocerálo Israel: necio el profeta.
insensato el varón de espíritu, á causa de la multitud de tu maldad, y grande odio.
8
Atalaya es Ephraim para con mi Dios: el profeta es lazo de cazador en todos sus caminos, odio en la casa de su Dios.
9
Llegaron al profundo, corrompiéronse, como en los días de Gabaa: ahora se acordará de su iniquidad;
visitará su pecado.
10
Como uvas en el desierto hallé á Israel: como la fruta temprana de la higuera en su principio vi á vuestros padres.
Ellos entraron á Baal-peor, y se apartaron para vergüenza, é hiciéronse abominables como aquello que amaron.
11
Ephraim, cual ave volará su gloria desde el nacimiento, aun desde el vientre y desde la concepción.
12
Y si llegaren á grandes sus hijos, quitarélos de entre los hombre, porque ­ay de ellos también, cuando de ellos me apartare!
13
Ephraim, según veo, es semejante á Tiro, asentada en lugar delicioso: mas Ephraim sacará sus hijos al matador.
14
Dales, oh Jehová, lo que les has de dar: dales matriz expeliente, y enjutos pechos.
15
Toda la maldad de ellos fué en Gilgal;
allí, pues, les tomé aversión: por la malicia de sus obras echarélos de mi casa;
no los amaré más;
todos sus príncipes son desleales.
16
Ephraim fué herido, secóse su cepa, no hará más fruto: aunque engendren, yo mataré lo deseable de su vientre.
17
Mi Dios los desechará, porque ellos no le oyeron;
y andarán errantes entre las gentes.