1
EN aquel día Jehová visitará con su espada dura, grande y fuerte, sobre leviathán, serpiente rolliza, y sobre leviathán serpiente retuerta;
y matará al dragón que está en la mar.
2
En aquel día cantad de la viña del vino rojo.
3
Yo Jehová la guardo, cada momento la regaré;
guardaréla de noche y de día, porque nadie la visite.
4
No hay en mí enojo.
¿Quién pondrá contra mí en batalla espinas y cardos? Yo los hollaré, quemarélos juntamente.
5
¿O forzará alguien mi fortaleza? Haga conmigo paz, sí, haga paz conmigo.
6
Días vendrán cuando Jacob echará raíces, florecerá y echará renuevos Israel, y la haz del mundo se henchirá de fruto.
7
¿Acaso ha sido herido como quien lo hirió? ¿ó ha sido muerto como los que lo mataron?
8
Con medida la castigarás en sus vástagos.
El reprime su recio viento en el día del aire solano.
9
De esta manera pues será purgada la iniquidad de Jacob;
y éste será todo el fruto, la remoción de su pecado, cuando tornare todas las piedras del altar como piedras de cal desmenuzadas, y no se levantarán los bosques, ni las imágenes del sol.
10
Porque la ciudad fortalecida será asolada, la morada será desamparada y dejada como un desierto: allí se apacentará el becerro, allí tendrá su majada, y acabará sus ramas.
11
Cuando sus ramas se secaren, serán quebradas;
mujeres vendrán á encenderlas: porque aquél no es pueblo de entendimiento;
por tanto su Hacedor no tendrá de él misericordia, ni se compadecerá de él el que lo formó.
12
Y acontecerá en aquel día, que herirá Jehová desde el álveo del río hasta el torrente de Egipto, y vosotros, hijos de Israel, seréis reunidos uno á uno.
13
Acontecerá también en aquel día, que se tañerá con gran trompeta, y vendrán los que habían sido esparcidos en la tierra de Asiria, y los que habían sido echados en tierra de Egipto, y adorarán á Jehová en el monte santo, en Jerusalem.