1
¿DE dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No son de vuestras concupiscencias, las cuales combaten en vuestros miembros?
2
Codiciáis, y no tenéis;
matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar;
combatís y gerreáis, y no tenéis lo que deseáis, porque no pedís.
3
Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.
4
Adúlteros y adúlteras, ¿no sabéis que la amistad del mundo es enemistad con Dios? Cualquiera pues que quisiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.
5
¿Pensáis que la Escritura dice sin causa: Es espíritu que mora en nosotros codicia para envidia?
6
Mas él da mayor gracia.
Por esto dice: Dios resiste á los soberbios, y da gracia á los humildes.
7
Someteos pues á Dios;
resistid al diablo, y de vosotros huirá.
8
Allegaos á Dios, y él se allegará á vosotros.
Pecadores, limpiad las manos;
y vosotros de doblado ánimo, purificad los corazones.
9
Afligíos, y lamentad, y llorad.
Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza.
10
Humillaos delante del Señor, y él os ensalzará.
11
Hermanos, no murmuréis los unos de los otros.
El que murmura del hermano, y juzga á su hermano, este tal murmura de la ley, y juzga á la ley;
pero si tú juzgas á la ley, no eres guardador de la ley, sino juez.
12
Uno es el dador de la ley, que puede salvar y perder: ¿quién eres tú que juzgas á otro?
13
Ea ahora, los que decís: Hoy y mañana iremos á tal ciudad, y estaremos allá un año, y compraremos mercadería, y ganaremos:
14
Y no sabéis lo que será mañana.
Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es un vapor que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.
15
En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quisiere, y si viviéremos, haremos esto ó aquello.
16
Mas ahora os jactáis en vuestras soberbias.
Toda jactancia semejante es mala.
17
El pecado, pues, está en aquel que sabe hacer lo bueno, y no lo hace.