1
TOCAD trompeta en Sión, y pregondad en mi santo monte: tiemblen todos los moradores de la tierra;
porque viene el día de Jehová, porque está cercano.
2
Día de tinieblas y de oscuridad, día de nube y de sombra, que sobre los montes se derrama como el alba: un pueblo grande y fuerte: nunca desde el siglo fué semejante, ni después de él será jamás en años de generación en generación.
3
Delante de él consumirá fuego, tras de él abrasará llama;
como el huerto de Edén será la tierra delante de él, y detrás de él como desierto asolado;
ni tampoco habrá quien de él escape.
4
Su parecer, como parecer de caballos;
y como gente de á caballo correrán.
5
Como estruendo de carros saltarán sobre las cumbres de los montes;
como sonido de llama de fuego que consume hojarascas, como fuerte pueblo aparejado para la batalla.
6
Delante de él temerán los pueblos, pondránse mustios todos los semblantes.
7
Como valientes correrán, como hombres de guerra subirán la muralla;
y cada cual irá en sus caminos, y no torcerán sus sendas.
8
Ninguno apretará á su compañero, cada uno irá por su carrera;
y aun cayendo sobre la espada no se herirán.
9
Irán por la ciudad, correrán por el muro, subirán por las casas, entrarán por las ventanas á manera de ladrones.
10
Delante de él temblará la tierra, se estremecerán los cielos: el sol y la luna se oscurecerán, y las estrellas retraerán su resplandor.
11
Y Jehová dará su voz delante de su ejército: porque muchos son sus reales y fuertes, que ponen en efecto su palabra: porque grande es el día de Jehová, y muy terrible;
¿y quién lo podrá sufrir?
12
Por eso pues ahora, dice Jehová, convertíos á mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y llanto.
13
Y lacerad vuestro corazón, y no vuestros vestidos;
y convertíos á Jehová vuestro Dios;
porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira, y grande en misericordia, y que se arrepiente del castigo.
14
¿Quién sabe si volverá, y se apiadará, y dejará bendición tras de él, presente y libación para Jehová Dios vuestro?
15
Tocad trompeta en Sión, pregonad ayuno, llamad á congregación.
16
Reunid el pueblo, santificad la reunión, juntad los viejos, congregad los niños y los que maman: salga de su cámara el novio, y de su tálamo la novia.
17
Entre la entrada y el altar, lloren los sacerdotes, ministros de Jehová, y digan: Perdona, oh Jehová, á tu pueblo, y no pongas en oprobio tu heredad, para que las gentes se enseñoreen de ella.
¿Por qué han de decir entre los pueblos: Dónde está su Dios?
18
Y Jehová celará su tierra, y perdonará su pueblo.
19
Y responderá Jehová, y dirá á su pueblo: He aquí yo os envío pan, y mosto, y aceite, y seréis saciados de ellos: y nunca más os pondré en oprobio entre las gentes.
20
Y haré alejar de vosotros al del aquilón, y echarélo en la tierra seca y desierta: su faz será hacia el mar oriental, y su fin al mar occidental, y exhalará su hedor;
y subirá su pudrición, porque hizo grandes cosas.
21
Tierra, no temas;
alégrate y gózate: porque Jehová ha de hacer grandes cosas.
22
Animales del campo, no temáis;
porque los pastos del desierto reverdecerán, porque los árboles llevarán su fruto, la higuera y la vid darán sus frutos.
23
Vosotros también, hijos de Sión, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios;
porque os ha dado la primera lluvia arregladamente, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio.
24
Y las eras se henchirán de trigo, y los lagares rebosarán de vino y aceite.
25
Y os restituiré los años que comió la oruga, la langosta, el pulgón, y el revoltón;
mi grande ejército que envié contra vosotros.
26
Y comeréis hasta saciaros, y alabaréis el nombre de Jehová vuestro Dios, el cual hizo maravillas con vosotros: y nunca jamás será mi pueblo avergonzado.
27
Y conoceréis que en medio de Israel estoy yo, y que yo soy Jehová vuestro Dios, y no hay otro: y mi pueblo nunca jamás será avergonzado.
28
Y será que después de esto, derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas;
vuestros viejos soñarán sueños, y vuestros mancebos verán visiones.
29
Y aun también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días.
30
Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, y fuego, y columnas de humo.
31
El sol se tornará en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová.
32
Y será que cualquiera que invocare el nombre de Jehová, será salvo: porque en el monte de Sión y en Jerusalem habrá salvación, como Jehová ha dicho, y en los que quedaren, á los cuales Jehová habrá llamado.