1
Y AQUEL día, saliendo Jesús de casa, se sentó junto á la mar.
2
Y se allegaron á él muchas gentes;
y entrándose él en el barco, se sentó, y toda la gente estaba á la ribera.
3
Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí el que sembraba salió á sembrar.
4
Y sembrando, parte de la simiente cayó junto al camino;
y vinieron las aves, y la comieron.
5
Y parte cayó en pedregales, donde no tenía mucha tierra;
y nació luego, porque no tenía profundidad de tierra:
6
Mas en saliendo el sol, se quemó;
y secóse, porque no tenía raíz.
7
Y parte cayó en espinas;
y las espinas crecieron, y la ahogaron.
8
Y parte cayó en buena tierra, y dió fruto, cuál a ciento, cuál á sesenta, y cuál á treinta.
9
Quien tiene oídos para oir, oiga.
10
Entonces, llegándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas?
11
Y él respondiendo, les dijo: Por que á vosotros es concedido saber los misterios del reino de los cielos;
mas á ellos no es concedido.
12
Porque á cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más;
pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.
13
Por eso les hablo por parábolas;
porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden.
14
De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dice: De oído oiréis, y no entenderéis;
Y viendo veréis, y no miraréis.
15
Porque el corazón de este pueblo está engrosado, Y de los oídos oyen pesadamente, Y de sus ojos guiñan: Para que no vean de los ojos, Y oigan de los oídos, Y del corazón entiendan, Y se conviertan, Y yo los sane.
16
Mas bienaventurados vuestros ojos, porque ven;
y vuestros oídos, porque oyen.
17
Porque de cierto os digo, que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis, y no lo vieron: y oir lo que oís, y no lo oyeron.
18
Oid, pues, vosotros la parábola del que siembra:
19
Oyendo cualquiera la palabra del reino, y no entendiéndola, viene el malo, y arrebata lo que fué sembrado en su corazón: éste es el que fué sembrado junto al camino.
20
Y el que fué sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y luego la recibe con gozo.
21
Mas no tiene raíz en sí, antes es temporal que venida la aflicción ó la persecución por la palabra, luego se ofende.
22
Y el que fué sembrado en espinas, éste es el que oye la palabra;
pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas, ahogan la palabra, y hácese infructuosa.
23
Mas el que fué sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y el que lleva fruto: y lleva uno á ciento, y otro á sesenta, y otro á treinta.
24
Otra parábola les propuso, diciendo: El reino de los cielos es semejante al hombre que siembra buena simiente en su campo:
25
Mas durmiendo los hombres, vino su enemigo, y sembró cizaña entre el trigo, y se fué.
26
Y como la hierba salió é hizo fruto, entonces apareció también la cizaña.
27
Y llegándose los siervos del padre de la familia, le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena simiente en tu campo? ¿de dónde, pues, tiene cizaña?
28
Y él les dijo: Un hombre enemigo ha hecho esto.
Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la cojamos?
29
Y él dijo: No;
porque cogiendo la cizaña, no arranquéis también con ella el trigo.
30
Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega;
y al tiempo de la siega yo diré á los segadores: Coged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla;
mas recoged el trigo en mi alfolí.
31
Otra parábola les propuso, diciendo: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que tomándolo alguno lo sembró en su campo:
32
El cual á la verdad es la más pequeña de todas las simientes;
mas cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas.
33
Otra parábola les dijo: El reino de los cielos es semejante á la levadura que tomó una mujer, y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo quedó leudo.
34
Todo esto habló Jesús por parábolas á las gentes, y sin parábolas no les hablaba:
35
Para que se cumpliese lo que fué dicho por el profeta, que dijo: Abriré en parábolas mi boca;
Rebosaré cosas escondidas desde la fundación del mundo.
36
Entonces, despedidas las gentes, Jesús se vino á casa;
y llegándose á él sus discípulos, le dijeron: Decláranos la parábola de la cizaña del campo.
37
Y respondiendo él, les dijo: El que siembra la buena simiente es el Hijo del hombre;
38
Y el campo es el mundo;
y la buena simiente son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo;
39
Y el enemigo que la sembró, es el diablo;
y la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles.
40
De manera que como es cogida la cizaña, y quemada al fuego, así será en el fin de este siglo.
41
Enviará el Hijo del hombre sus ángeles, y cogerán de su reino todos los escándalos, y los que hacen iniquidad,
42
Y los echarán en el horno de fuego: allí será el lloro y el crujir de dientes.
43
Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre: el que tiene oídos para oir, oiga.
44
Además, el reino de los cielos es semejante al tesoro escondido en el campo;
el cual hallado, el hombre lo encubre, y de gozo de ello va, y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo.
45
También el reino de los cielos es semejante al hombre tratante, que busca buenas perlas;
46
Que hallando una preciosa perla, fué y vendió todo lo que tenía, y la compró.
47
Asimismo el reino de los cielos es semejante á la red, que echada en la mar, coge de todas suertes de peces:
48
La cual estando llena, la sacaron á la orilla;
y sentados, cogieron lo bueno en vasos, y lo malo echaron fuera.
49
Así será al fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán á los malos de entre los justos,
50
Y los echarán en el horno del fuego: allí será el lloro y el crujir de dientes.
51
Díceles Jesús: ¿Habéis entendido todas estas cosas? Ellos responden: Sí, Señor.
52
Y él les dijo: Por eso todo escriba docto en el reino de los cielos, es semejante á un padre de familia, que saca de su tesoro cosas nuevas y cosas viejas.
53
Y aconteció que acabando Jesús estas parábolas, pasó de allí.
54
Y venido á su tierra, les enseñaba en la sinagoga de ellos, de tal manera que ellos estaban atónitos, y decían: ¿De dónde tiene éste esta sabiduría, y estas maravillas?
55
¿No es éste el hijo del carpintero? ¿no se llama su madre María, y sus hermanos Jacobo y José, y Simón, y Judas?
56
¿Y no están todas sus hermanas con nosotros? ¿De dónde, pues, tiene éste todas estas cosas?
57
Y se escandalizaban en él.
Mas Jesús les dijo: No hay profeta sin honra sino en su tierra y en su casa.
58
Y no hizo allí muchas maravillas, á causa de la incredulidad de ellos.