1
ALABAD á Jehová, porque es bueno;
Porque para siempre es su misericordia.
2
Diga ahora Israel: Que para siempre es su misericordia.
3
Diga ahora la casa de Aarón: Que para siempre es su misericordia.
4
Digan ahora los que temen á Jehová: Que para siempre es su misericordia.
5
Desde la angustia invoqué á JAH;
Y respondióme JAH, poniéndome en anchura.
6
Jehová está por mí: no temeré Lo que me pueda hacer el hombre.
7
Jehová está por mí entre los que me ayudan: Por tanto yo veré mi deseo en los que me aborrecen.
8
Mejor es esperar en Jehová Que esperar en hombre.
9
Mejor es esperar en Jehová Que esperar en príncipes.
10
Todas las gentes me cercaron: En nombre de Jehová, que yo los romperé.
11
Cercáronme y asediáronme: En nombre de Jehová, que yo los romperé.
12
Cercáronme como abejas;
fueron apagados como fuegos de espinos: En nombre de Jehová, que yo los romperé.
13
Empujásteme con violencia para que cayese: Empero ayudóme Jehová.
14
Mi fortaleza y mi canción es JAH;
Y él me ha sido por salud.
15
Voz de júbilo y de salvación hay en las tiendas de los justos: La diestra de Jehová hace proezas.
16
La diestra de Jehová sublime: La diestra de Jehová hace valentías.
17
No moriré, sino que viviré, Y contaré las obras de JAH.
18
Castigóme gravemente JAH: Mas no me entregó á la muerte.
19
Abridme las puertas de la justicia: Entraré por ellas, alabaré á JAH.
20
Esta puerta de Jehová, Por ella entrarán los justos.
21
Te alabaré porque me has oído, Y me fuiste por salud.
22
La piedra que desecharon los edificadores, Ha venido á ser cabeza del ángulo.
23
De parte de Jehová es esto: Es maravilla en nuestros ojos.
24
Este es el día que hizo Jehová Nos gozaremos y alegraremos en él.
25
Oh Jehová, salva ahora, te ruego: Oh Jehová, ruégote hagas prosperar ahora.
26
Bendito el que viene en nombre de Jehová: Desde la casa de Jehová os bendecimos.
27
Dios es Jehová que nos ha resplandecido: Atad víctimas con cuerdas á los cuernos del altar.
28
Mi Dios eres tú, y á ti alabaré: Dios mío, á ti ensalzaré.
29
Alabad á Jehová porque es bueno;
Porque para siempre es su misericordia.