1
Al Músico principal: en Neginoth sobre Seminith: Salmo de David.
JEHOVA, no me reprendas en tu furor, Ni me castigues con tu ira.
2
Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque yo estoy debilitado: Sáname, oh Jehová, porque mis huesos están conmovidos.
3
Mi alma asimismo está muy conturbada: Y tú, Jehová, ¿hasta cuándo?
4
Vuelve, oh Jehová, libra mi alma;
Sálvame por tu misericordia.
5
Porque en la muerte no hay memoria de ti: ¿Quién te loará en el sepulcro?
6
Heme consumido á fuerza de gemir: Todas las noches inundo mi lecho, Riego mi estrado con mis lágrimas.
7
Mis ojos están carcomidos de descontento;
Hanse envejecido á causa de todos mis angustiadores.
8
Apartaos de mí, todos los obradores de iniquidad;
Porque Jehová ha oído la voz de mi lloro.
9
Jehová ha oído mi ruego;
Ha recibido Jehová mi oración.
10
Se avergonzarán, y turbaránse mucho todos mis enemigos;
Volveránse y serán avergonzados subitáneamente.