1
Y CUANDO él abrió el séptimo sello, fué hecho silencio en el cielo casi por media hora.
2
Y vi los siete ángeles que estaban delante de Dios;
y les fueron dadas siete trompetas.
3
Y otro ángel vino, y se paró delante del altar, teniendo un incensario de oro;
y le fué dado mucho incienso para que lo añadiese á las oraciones de todos los santos sobre el altar de oro que estaba delante del trono.
4
Y el humo del incienso subió de la mano del ángel delante de Dios, con las oraciones de los santos.
5
Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y echólo en la tierra;
y fueron hechos truenos y voces y relámpagos y terremotos.
6
Y los siete ángeles que tenían las siete trompetas, se aparejaron para tocar.
7
Y el primer ángel tocó la trompeta, y fué hecho granizo y fuego, mezclado con sangre, y fueron arrojados á la tierra;
y la tercera parte de los árboles fué quemada, y quemóse toda la hierba verde.
8
Y el segundo ángel tocó la trompeta, y como un grande monte ardiendo con fuego fué lanzado en la mar;
y la tercera parte de la mar se tornó en sangre.
9
Y murió la tercera parte de las criaturas que estaban en la mar, las cuales tenían vida;
y la tercera parte de los navíos pereció.
10
Y el tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una grande estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó en la tercera parte de los rios, y en las fuentes de las aguas.
11
Y el nombre de la estrella se dice Ajenjo.
Y la tercera parte de las aguas fué vuelta en ajenjo: y muchos murieron por las aguas, porque fueron hechas amargas.
12
Y el cuarto ángel tocó la trompeta, y fué herida la tercera parte del sol, y la tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas;
de tal manera que se oscureció la tercera parte de ellos, y no alumbraba la tercera parte del día, y lo mismo de la noche.
13
Y miré, y oí un ángel volar por medio del cielo, diciendo en alta voz: ­Ay! ­ay! ­ay! de los que moran en la tierra, por razón de las otras voces de trompeta de los tres ángeles que han de tocar!