1
¿DONDE se ha ido tu amado, Oh la más hermosa de todas las mujeres? ¿Adónde se apartó tu amado, Y le buscaremos contigo?
2
Mi amado descendió á su huerto, á las eras de los aromas Para apacentar en los huertos, y para coger los lirios.
3
Yo soy de mi amado, y mi amado es mío: El apacienta entre los lirios.
4
Hermosa eres tú, oh amiga mía, como Tirsa;
De desear, como Jerusalem;
Imponente como ejércitos en orden.
5
Aparta tus ojos de delante de mí, Porque ellos me vencieron.
Tu cabello es como manada de cabras, Que se muestran en Galaad.
6
Tus dientes, como manada de ovejas Que suben del lavadero, Todas con crías mellizas, Y estéril no hay entre ellas.
7
Como cachos de granada son tus sienes Entre tus guedejas.
8
Sesenta son las reinas, y ochenta las concubinas, Y las doncellas sin cuento:
9
Mas una es la paloma mía, la perfecta mía;
Unica es á su madre, Escogida á la que la engendró.
Viéronla las doncellas, y llamáronla bienaventurada;
Las reinas y las concubinas, y la alabaron.
10
¿Quién es ésta que se muestra como el alba, Hermosa como la luna, Esclarecida como el sol, Imponente como ejércitos en orden?
11
Al huerto de los nogales descendí A ver los frutos del valle, Y para ver si brotaban las vides, Si florecían los granados.
12
No lo supe: hame mi alma hecho Como los carros de Amminadab.
13
Tórnate, tórnate, oh Sulamita;
Tórnate, tórnate, y te miraremos.
¿Qué veréis en la Sulamita? Como la reunión de dos campamentos.