David propone trasladar el arca a Jerusalén

1
Entonces David pidió consejo a los jefes de millares y de centenas, y al resto de los jefes.
2
Y dijo David a toda la asamblea de Israel:
«Si les parece bien, y si es la voluntad del Señor nuestro Dios, convocaremos a nuestros hermanos que están esparcidos por todo Israel, lo mismo que a los sacerdotes y levitas que están con ellos en sus ciudades y ejidos, para que se reúnan con nosotros.
3
Traigamos aquí el arca de nuestro Dios, porque desde los días de Saúl no la hemos consultado
4
Toda la asamblea estuvo de acuerdo en que se hiciera así, pues a todos les pareció bien.


David intenta traer el arca

5
Entonces David reunió a todos los israelitas, desde Sijor de Egipto hasta la entrada de Jamat, para que trasladaran el arca de Dios desde Quiriat Yearín.
6
Y fue David con todo Israel a Baalá de Quiriat Yearín, que está en Judá, para trasladar de allí el arca sobre la cual se invoca el nombre de Dios el Señor, que habita entre los querubines.
7
Desde la casa de Abinadab llevaron el arca de Dios en un carro nuevo, y Uzá y Ajió guiaban el carro,
8
mientras David y todo Israel se regocijaban con todas sus fuerzas delante de Dios, entre cánticos y música de arpas, salterios, tamboriles, címbalos y trompetas.
9
Cuando llegaron a la era de Quidón, los bueyes tropezaron, y para sostener el arca Uzá extendió la mano.
10
Entonces el furor del Señor se encendió contra Uzá por haber extendido su mano hacia el arca, y lo hirió de muerte, y Uzá murió allí, delante de Dios.
11
A David le pesó que el Señor hubiera fulminado a Uzá;
por eso llamó a ese lugar Peres Uzá, y hasta el día de hoy se llama así.
12
Ese día David temió a Dios, y dijo:
«¿Y cómo voy a llevar el arca de Dios a mi casa
13
Así que ya no llevó el arca a su casa, en la ciudad de David, sino que la llevó a la casa de Obed Edom, el de Gat.
14
Y el arca de Dios se quedó tres meses en la casa de Obed Edom, con su familia, y el Señor bendijo la casa de Obed Edom y todo lo que él tenía.