David captura a Rabá

1
A la vuelta de un año, y mientras David estaba en Jerusalén, Joab llevó a campaña al ejército en pleno y fue y sitió la ciudad de Rabá y la conquistó, destruyendo por completo la tierra de los amonitas.
Esto sucedió en los días en que los reyes acostumbran salir a la guerra.
2
David le quitó al rey de Rabá la corona de oro, la cual pesaba treinta y tres kilos y estaba adornada de piedras preciosas, y con ella fue coronado David.
Además de esto, David sacó de la ciudad cuantioso botín de guerra,
3
y sacó también a la gente que estaba en ella y la puso a trabajar con sierras, trillos de hierro y hachas.
Esto mismo lo hizo David con todas las ciudades amonitas, y después de eso David volvió a Jerusalén con todo su ejército.


Los hombres de David matan a los gigantes

4
Después de esto se desató en Guézer la guerra contra los filisteos.
Sibecay el husatita mató a Sipay, que descendía de los gigantes, y los filisteos fueron derrotados.
5
Pero hubo otra guerra contra los filisteos, y Eljanán hijo de Yaír mató a Lamí, que era hermano de Goliat de Gat, el que blandía una lanza parecida al rodillo de un telar.
6
Y se desató en Gat una guerra más, en la que participó un guerrero de gran estatura, el cual tenía seis dedos en cada mano y en cada pie, es decir, un total de veinticuatro dedos.
Éste era descendiente de los gigantes,
7
y se puso a insultar a los israelitas, pero Jonatán hijo de Simea, hermano de David, lo mató.
8
Éstos fueron los descendientes de los gigantes de Gat, que perdieron la vida a manos de David y de sus siervos.