1
Entonces David dijo:
«Éste será el lugar de la casa de Dios el Señor, y aquí tendrá Israel el altar del holocausto


Preparativos para el templo

2
Después de eso, David mandó reunir a los extranjeros que había en la tierra de Israel, y escogió algunos de ellos como canteros, para que labraran piedras y edificaran la casa de Dios.
3
Preparó también mucho hierro para los clavos y las bisagras de las puertas, y mucho bronce y madera de cedro.
4
Y es que los sidonios y los tirios habían traído a David abundante madera de cedro.
5
Entonces dijo David:
«Salomón, mi hijo, es todavía un niño de tierna edad, pero la casa que debe edificarse al Señor tiene que ser una obra excelente, de gran renombre en todo lugar.
Así que voy a prepararle todo lo necesario
Y antes de su muerte, David hizo abundantes preparativos.
6
Llamó entonces David a Salomón, su hijo, y le mandó edificar una casa para el Señor, el Dios de Israel.
7
Le dijo:
«Hijo mío, la intención de mi corazón era edificar un templo al nombre del Señor mi Dios.
8
Pero la palabra del Señor vino a mí, y me dijo: “Tú has derramado mucha sangre;
has librado muchas batallas.
Es tanta la sangre que has derramado en la tierra delante de mí, que no edificarás casa a mi nombre.
9
Pero te nacerá un hijo, el cual será un hombre de paz.
Yo haré que esté en paz con todos los enemigos que lo rodean;
por eso se llamará Salomón.
Durante su vida yo le daré a Israel paz y reposo.
10
Él edificará una casa para honrar mi nombre, y él será mi hijo, y yo seré su padre, y para siempre afirmaré sobre Israel el trono de su reino.”
11
Así que, hijo mío, que el Señor esté contigo, y que seas prosperado y edifiques la casa del Señor tu Dios, como él lo ha dicho.
12
Que el Señor te dé entendimiento y prudencia, para que cuando gobiernes a Israel cumplas la ley del Señor tu Dios.
13
Si pones por obra los estatutos y decretos que el Señor le entregó a Moisés para Israel, serás prosperado.
Esfuérzate y cobra ánimo;
no temas ni desmayes.
14
Toma en cuenta que yo, con grandes esfuerzos, he preparado para la casa del Señor tres mil trescientas toneladas de oro, treinta y tres mil toneladas de plata, y muchísimo bronce y hierro, porque en realidad es mucho.
También he preparado madera y piedra, pero puedes añadir más.
15
cuentas con muchos obreros, canteros, albañiles y carpinteros, y con gente experta en distintos trabajos.
16
La cantidad de oro, plata, bronce y hierro es incalculable.
Así que levántate y pon manos a la obra, y que el Señor esté contigo
17
David mandó también a todos los jefes de Israel que ayudaran a su hijo.
Les dijo:
18
«¿No es verdad que el Señor su Dios les ha dado a ustedes paz por todas partes? Él ha entregado en mis manos a los habitantes de la tierra, y la tierra ha sido sometida delante del Señor y de su pueblo.
19
Dispongan ahora su corazón y su ánimo a buscar al Señor su Dios.
Levántense y edifiquen el santuario de Dios, el Señor, para trasladar a la casa edificada al nombre del Señor el arca del pacto y los utensilios consagrados a Dios