Amonestaciones contra la idolatría

1
Hermanos, no quiero que ignoren que todos nuestros antepasados estuvieron bajo la nube, y que todos cruzaron el mar.
2
Todos ellos, en unión con Moisés, fueron bautizados en la nube y en el mar.
3
También todos ellos comieron el mismo alimento espiritual,
4
y todos bebieron la misma bebida espiritual, porque bebían de la roca espiritual que los seguía, la cual era Cristo.
5
Pero la mayoría de ellos no agradó a Dios, y por eso quedaron tendidos en el desierto.
6
Pero todo esto sucedió como un ejemplo para nosotros, a fin de que no codiciemos cosas malas, como ellos lo hicieron.
7
No sean idólatras, como lo fueron algunos de ellos, según está escrito: «El pueblo se sentó a comer y a beber, y luego se levantó a divertirse
8
No caigamos en la inmoralidad sexual, como lo hicieron algunos de ellos, y por lo cual en un solo día murieron veintitrés mil.
9
Tampoco pongamos a prueba a Cristo, como también algunos de ellos lo hicieron, y murieron por causa de las serpientes.
10
Ni murmuren, como algunos de ellos lo hicieron, y perecieron a manos del destructor.
11
Todo esto les sucedió como ejemplo, y quedó escrito como advertencia para nosotros, los que vivimos en los últimos tiempos.
12
Así que, el que crea estar firme, tenga cuidado de no caer.
13
A ustedes no les ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana;
pero Dios es fiel y no permitirá que ustedes sean sometidos a una prueba más allá de lo que puedan resistir, sino que junto con la prueba les dará la salida, para que puedan sobrellevarla.
14
Por tanto, amados míos, huyan de la idolatría.
15
Les hablo como a personas sensatas;
juzguen ustedes mismos lo que digo.
16
La copa de bendición por la cual damos gracias, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?
17
Hay un solo pan, del cual todos participamos;
por eso, aunque somos muchos, conformamos un solo cuerpo.
18
Fíjense en el pueblo de Israel;
los que comen de los animales que se ofrendan, son partícipes del altar.
19
¿Qué quiero decir con esto? ¿Que el ídolo o los animales que se ofrendan a los ídolos son algo?
20
Lo que quiero decir es que los animales que ofrecen los no judíos, se ofrecen a los demonios, y no a Dios;
y yo no quiero que ustedes tengan algo que ver con los demonios.
21
Ustedes no pueden beber de la copa del Señor, y también de la copa de los demonios;
no pueden participar de la mesa del Señor, y también de la mesa de los demonios.
22
¿O vamos a provocar a celos al Señor? ¿Acaso somos más fuertes que él?


Todo sea para la gloria de Dios

23
Todo me está permitido, pero no todo es provechoso;
todo me está permitido, pero no todo edifica.
24
Ninguno debe buscar su propio bien, sino el bien del otro.
25
Ustedes coman de todo lo que se vende en la carnicería, y no pregunten nada por motivos de conciencia,
26
porque del Señor es la tierra y su plenitud.
27
Si algún incrédulo los invita, y ustedes aceptan la invitación, vayan y coman de todo lo que se les ofrezca, y no pregunten nada por motivos de conciencia.
28
Pero si alguien les dice: «Esto fue sacrificado a los ídolos», no lo coman, por causa de aquel que lo dijo y por motivos de conciencia.
29
Claro que me refiero a la conciencia del otro, no a la tuya.
Pues ¿por qué se habría de juzgar mi libertad por la conciencia de otro?
30
Y si yo participo de la comida y doy gracias a Dios, ¿por qué he de ser censurado por aquello por lo cual doy gracias?
31
Así que, si ustedes comen o beben, o hacen alguna otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios.
32
No sean motivo de tropiezo para los judíos ni para los no judíos, ni para la iglesia de Dios.
33
Hagan lo que yo, que procuro agradar a todos en todo, y no busco mi propio beneficio sino el de muchos, para que sean salvos.