Elías huye a Horeb

1
Cuando Ajab le contó a Jezabel todo lo que Elías había hecho, y cómo había degollado a los profetas de Baal,
2
Jezabel mandó un mensajero a Elías, a que le dijera:
«¡Que los dioses me castiguen, y más aún, si mañana a esta misma hora no te he cortado la cabeza como lo hiciste tú con los profetas de Baal
3
Al verse en peligro, Elías huyó para ponerse a salvo.
Se fue a Berseba, en la región de Judá, y allí dejó a su criado.
4
Se internó en el desierto y, después de caminar todo un día, se sentó a descansar debajo de un enebro.
Con deseos de morirse, exclamó:
«Señor, ¡ya no puedo más! ¡Quítame la vida, pues no soy mejor que mis antepasados
5
Se recostó entonces bajo la sombra del enebro, y se quedó dormido.
Más tarde, un ángel vino y lo despertó.
Le dijo:
«Levántate, y come
6
Cuando Elías se sentó, vio cerca de su cabecera un pan que se cocía sobre las brasas y una vasija con agua.
Comió y bebió, y se volvió a dormir.
7
Pero el ángel del Señor volvió por segunda vez, lo despertó y le dijo:
«Levántate y come, que todavía tienes un largo camino por recorrer
8
Elías comió y bebió y recuperó sus fuerzas, y con aquella comida pudo caminar durante cuarenta días con sus noches, hasta llegar a Horeb, el monte de Dios.
9
Buscó una cueva donde pasar la noche, y allí el Señor le dijo:
«¿Qué haces aquí, Elías
10
Y Elías respondió:
«Es muy grande mi amor por ti, Señor, Dios de las ejércitos.
Los israelitas se han olvidado de tu pacto, han destruido tus altares, han matado a tus profetas, ¡y sólo quedo yo! Pero me andan buscando para quitarme la vida
11
Entonces el Señor le dijo:
«Sal de tu cueva y espérame en el monte, delante de mí.»
Elías pudo sentir que el Señor estaba pasando, porque se desató un viento poderoso que a su paso desgajaba los montes y partía las rocas.
Pero el Señor no estaba en el huracán.
Tras el viento vino un terremoto.
Pero el Señor no estaba en el terremoto.
12
Tras el terremoto vino un fuego.
Pero el Señor tampoco estaba en el fuego.
Luego vino un silvo apacible y delicado,
13
y cuando Elías lo percibió, se cubrió el rostro con su manto y se quedó a la entrada de la cueva;
entonces escuchó una voz que le preguntaba:
«¿Qué haces aquí, Elías
14
Y Elías respondió:
«Es muy grande mi amor por ti, Señor, Dios de los ejércitos.
Los israelitas se han apartado de tu pacto, han destruido tus altares, han matado a tus profetas, ¡y sólo quedo yo! ¡Pero me andan buscando para quitarme la vida
15
El Señor le dijo:
«Regresa por donde viniste, y ve por el desierto camino a Damasco.
Cuando llegues allá, busca a Jazael y úngelo como rey de Siria.
16
Luego busca a Jehú hijo de Nimsi, y úngelo como rey de Israel;
y a Eliseo hijo de Safat, del pueblo de Abel Meholá, úngelo para que ocupe tu lugar como profeta.
17
Si alguien escapa de la espada de Jazael, Jehú lo matará;
y si alguien escapa de la espada de Jehú, Eliseo se encargará de que muera.
18
Yo voy a hacer que queden siete mil israelitas que nunca se arrodillaron ante Baal, ni jamás besaron su estatua


Llamamiento de Eliseo

19
Cuando Elías salió de la cueva para dirigirse a Damasco, en el camino se encontró con Eliseo hijo de Safat, que estaba arando el campo con doce yuntas;
él llevaba la última.
Cuando Elías pasó cerca de él, echó sobre él su manto.
20
Entonces Eliseo dejó la yunta y corrió tras Elías, pero le dijo:
«Permíteme despedirme de mi padre y de mi madre y besarlos;
después de eso te seguiré
Y Elías le respondió:
«Puedes ir.
Yo no te lo voy a impedir
21
Entonces Eliseo fue a su casa, tomó un par de bueyes y los mató.
Con la leña del arado coció la carne, e invitó al pueblo al banquete.
Después se levantó y se fue tras Elías, y se dedicó a servirle.