1
Entonces Jonatán, el hijo de Saúl, le dijo al criado que le llevaba las armas:
«Ven, vamos a pasar al otro lado, a la guarnición de los filisteos
Pero de esto nada le dijo a su padre,
2
que se encontraba bajo un granado en Migrón, en el extremo de Gabaa, acompañado de unos seiscientos hombres.
3
El efod lo llevaba Ajías hijo de Ajitob, que era hermano de Icabod hijo de Finés, el hijo de Elí, sacerdote del Señor en Silo.
Nadie en el pueblo sabía que Jonatán se había ido.
4
Jonatán procuraba llegar a la guarnición de los filisteos pasando entre los desfiladeros, pero en ambos lados había dos peñascos agudos, conocidos como Boses y Sene;
5
uno de ellos estaba situado al norte, hacia Micmas, y el otro al sur, hacia Gabaa.
6
Entonces Jonatán le dijo a su escudero:
«Ven, vamos a pasar a la guarnición de estos incircuncisos, y espero que el Señor nos ayude.
Para él no es difícil vencer al enemigo con muchos hombres o con pocos
7
Su escudero le respondió:
«Haz todo lo que tienes pensado hacer.
Adelante, que estoy contigo y te apoyo en todo
8
Y Jonatán le dijo:
«Acerquémonos, para que nos vean esos hombres.
9
Si al vernos nos dicen que los esperemos aquí, entonces nos quedaremos y no subiremos.
10
Pero si nos dicen que vayamos a donde ellos están, vayamos;
ésa será la señal de que el Señor los ha entregado en nuestras manos
11
Salieron entonces de su escondite, para que los vieran los filisteos que estaban en la guarnición;
y éstos, al verlos, dijeron:
«Miren, ¡los hebreos ya están saliendo de las cuevas donde estaban escondidos
12
Y desde la guarnición les gritaron:
«Vengan acá, con nosotros.
Queremos decirles una cosa
Entonces Jonatán le dijo a su escudero:
«Ven, sígueme, que el Señor los ha puesto en manos de Israel
13
Y subió Jonatán, trepando con manos y pies, y seguido por su escudero, y empezó a luchar contra los filisteos;
a los que caían delante de él, su escudero los remataba.
14
En esa primera lucha mataron como a veinte hombres, en un espacio reducido.
15
Entonces el pánico se apoderó de todo el campamento, en el campo y en toda la guarnición;
y cuando lo supieron los espías, también se llenaron de miedo;
y el pánico aumentó porque hubo un temblor de tierra.
16
Desde Gabaa de Benjamín los centinelas de Saúl vieron cómo la multitud de filisteos corría desconcertada de un lado para otro, en completo desorden.
17
Entonces Saúl dijo a los que estaban con él:
«Pasen revista.
Veamos quién de los nuestros se fue.»
Al pasar revista, se dieron cuenta de que faltaban Jonatán y su escudero.
18
Entonces Saúl le dijo a Ajías:
«Trae el arca de Dios
En ese entonces el arca de Dios estaba con el pueblo de Israel.
19
Y mientras Saúl hablaba con el sacerdote, el desorden que había en el campamento de los filisteos iba en aumento.
Entonces Saúl le dijo al sacerdote:
«Espera, no la traigas
20
Y Saúl reunió al pueblo que estaba con él, y fueron al campo de batalla, y allí vieron que los filisteos estaban tan confundidos que unos a otros se atacaban con sus espadas.
21
Además, los hebreos que desde hacía mucho tiempo habían vivido entre los filisteos, y que luchaban en su ejército, se pusieron a favor de los israelitas y se pasaron al bando de Saúl y Jonatán.
22
Lo mismo pasó con todos los israelitas que estaban escondidos en los montes de Efraín: cuando supieron que los filisteos huían, también bajaron a perseguirlos.
23
La batalla llegó hasta Bet Avén, y así salvó el Señor al pueblo de Israel.
24
Ese día los israelitas se vieron en aprietos, pues tenían mucha hambre porque Saúl había hecho jurar al pueblo que no comerían en todo el día, hasta que se hubieran vengado de sus enemigos.
Cualquiera que desobedeciera quedaría bajo maldición.
25
En cierto momento, el ejército israelita llegó a un bosque en el que había tanta miel que parecía brotar del suelo.
26
Al entrar en él, vieron cómo la miel escurría de los árboles;
pero nadie extendió la mano para probar la miel, por temor a la maldición.
27
Sin embargo, como Jonatán no había oído a su padre poner bajo juramento al pueblo, alargó la punta de una vara que traía en la mano, la remojó en un panal de miel, y se la llevó a la boca, con lo que recobró el ánimo.
28
Pero uno de los soldados le dijo:
«Tu padre nos hizo jurar solemnemente, cuando dijo: “Maldito sea todo el que hoy tome alimento.” Por eso el pueblo desfallece de hambre
29
Pero Jonatán le respondió:
«Mi padre ha causado un gran daño al pueblo.
¡Mírenme! Sólo probé un poco de miel, ¡y ya me reanimé!
30
¿Qué habría pasado si el pueblo hubiera tenido libertad de comer del botín arrebatado al enemigo? ¡El estrago entre los filisteos hubiera sido mayor
31
Ese día los filisteos fueron heridos de muerte desde Micmas hasta Ayalón, pero el pueblo estaba muy cansado,
32
así que se lanzó sobre el botín, y tomaron ovejas, vacas y becerros, y los degollaron, y los comieron con sangre y todo.
33
Pero alguien dio aviso a Saúl, y le dijo:
«El pueblo ha ofendido al Señor, porque está comiendo la carne con sangre y todo
Entonces Saúl les dijo:
«¡Todos ustedes son unos pecadores! Rueden esa piedra grande, y pónganla aquí
34
Luego les dijo:
«Sepárense y mézclense entre el pueblo, y díganles que cada uno me traiga sus vacas o sus ovejas, para que las degüellen y puedan comer carne sin sangre, y así no ofendan al Señor
Esa misma noche todos los israelitas llevaron personalmente sus vacas, y las degollaron allí.
35
Saúl, por su parte, construyó allí su primer altar al Señor,
36
y dijo:
«Esta misma noche, y hasta el amanecer, vamos a atacar a los filisteos.
Les quitaremos todo lo que tienen, y no dejaremos con vida a ninguno de ellos
Sus hombres le dijeron:
«Haz todo lo que te parezca mejor
El sacerdote les dijo:
«Antes consultemos a Dios
37
Entonces Saúl consultó al Señor:
«¿Debo perseguir a los filisteos? ¿Le darás la victoria a tu pueblo Israel
El Señor no le dijo nada ese día,
38
así que Saúl llamó a los jefes del pueblo y les preguntó:
«Díganme quién ha pecado hoy, y cuál ha sido su maldad;
39
porque juro por el Señor, el salvador de su pueblo Israel, que el culpable morirá, aun si el culpable es mi hijo Jonatán
Y como todo su ejército permaneció callado,
40
Saúl ordenó:
«Ustedes quédense de un lado, y mi hijo Jonatán y yo nos pondremos del otro lado
Y ellos respondieron:
«Haz lo que te parezca mejor
41
Entonces Saúl le dijo al Señor:
«Concédenos un sorteo perfecto
Como la suerte cayó sobre Jonatán y Saúl, y el pueblo quedó libre,
42
Saúl dijo:
«Ahora echen la suerte entre mi hijo Jonatán y yo.»
Como la suerte cayó sobre Jonatán,
43
Saúl le preguntó:
«Confiésame qué es lo que has hecho
Y Jonatán le dijo:
«Es verdad que comí un poco de miel, la cual tomé con la punta de la vara que traía en la mano.
¿Y por eso tengo que morir
44
Y Saúl respondió:
«Que Dios me añada mayor castigo, si no cumplo mi promesa.
Hijo mío, ¡tienes que morir
45
Entonces el pueblo le dijo a Saúl:
«¿Tiene que morir tu hijo Jonatán, cuando ha sido él quien salvó al pueblo de Israel? ¡De ninguna manera! Juramos por el Señor que ni uno solo de sus cabellos caerá a tierra.
Lo que él hizo hoy, lo hizo de acuerdo al plan de Dios
De esta manera el pueblo de Israel impidió la muerte de Jonatán.
46
Y como Saúl dejó de perseguir a los filisteos, éstos se fueron a sus tierras.
47
Después de tomar posesión del reino de Israel, Saúl luchó contra todos los enemigos que lo rodeaban: luchó contra los moabitas, los amonitas, los edomitas, los reyes de Soba y los filisteos;
y por dondequiera que iba, salía victorioso.
48
Con el ejército que reunió, derrotó a los amalecitas y libró a Israel de quienes lo saqueaban.
49
Saúl tuvo cinco hijos: Los varones fueron Jonatán, Isúi y Malquisúa.
Las mujeres fueron Merab, la mayor, y Mical, la menor.
50
La mujer de Saúl se llamaba Ajinoán, y era hija de Ajimaz.
El general de su ejército era su primo Abner hijo de Ner.
51
Su padre, Cis, era hermano de Ner, el padre de Abner;
y los dos eran hijos de Abiel.
52
Mientras Saúl fue rey, la guerra contra los filisteos fue encarnizada.
Por eso todos los hombres valientes y aptos para la guerra pasaban a formar parte de su ejército.