Pacto de Jonatán y David

1
Después de que David terminó de hablar con Saúl, sucedió que Jonatán se encariñó con David y lo quiso como a sí mismo.
2
Ese día Saúl tomó a David a su servicio, y ya no lo dejó volver con su padre.
3
Además, Jonatán y David hicieron un pacto de amistad, pues Jonatán lo quería como a sí mismo.
4
Hasta se quitó su manto y otras ropas suyas, y todo se lo dio a David, junto con su espada, su arco y su talabarte.
5
David iba a dondequiera que Saúl lo enviaba, y tanta inteligencia mostraba que Saúl lo ascendió por encima de sus jefes del ejército, y era respetado por todo el pueblo y por los siervos de Saúl.


Saúl tiene celos de David

6
Después de que David mató al filisteo Goliat y regresó con el ejército, las mujeres de todas las ciudades israelitas se reunieron para recibir al rey Saúl y danzar y cantar al son de panderos y otros instrumentos musicales,
7
pero en sus cantos y danzas decían:
Saúl mató a miles de guerreros,
pero David mató a más de diez mil.
8
Cuando Saúl oyó esto, se enojó mucho, pues le desagradó escuchar que a David le reconocieran haber matado diez veces más soldados que a él, así que dijo: «Ahora sólo falta que David se quede con mi reino».
9
Y desde ese día le empezó a tener mala voluntad.
10
Al día siguiente, el espíritu maligno enviado por Dios atacó a Saúl, y éste andaba como loco por toda la casa.
Y mientras David tocaba el arpa, como todos los días, Saúl andaba con una lanza en la mano.
11
De pronto, Saúl arrojó la lanza contra David, esperando dejarlo clavado contra la pared.
Pero David lo esquivó dos veces.
12
Saúl ya vivía temeroso, porque era claro que el Señor ayudaba a David y se había apartado de Saúl;
13
por eso Saúl también se apartó de David y lo puso al mando de mil soldados, lo que permitió a David entrar y salir libremente de la ciudad.
14
Sin embargo, actuaba con prudencia en todo lo que hacía, y el Señor le ayudaba en todo.
15
Y al ver Saúl que David se comportaba inteligentemente, más temor tenía de él.
16
Todos en Israel y en Judá amaban a David, porque él los dirigía en sus campañas militares.
17
Un día, Saúl llamó a David y le dijo:
«Voy a darte por esposa a Merab, mi hija mayor, con la condición de que seas mi hombre fuerte en las batallas del Señor
Y es que Saúl pensaba: «Si él muere, no seré yo quien lo mate sino los filisteos
18
David le respondió:
«Pero, ¿quién soy yo? ¿Qué valor tiene mi vida, o la de mi familia en Israel, para que yo sea el yerno de Su Majestad
19
Pasó el tiempo, y el día en que Merab, la hija de Saúl, debía ser entregada por esposa a David, resultó que Saúl se la dio a Adriel el mejolatita.
20
Sin embargo, Mical, la otra hija de Saúl, estaba enamorada de David;
y cuando Saúl lo supo, eso le pareció bien,
21
pues pensó: «Le voy a dar a Mical, para tenerlo bajo control, y para que los filisteos se ocupen de él.» Entonces llamó otra vez a David, y le dijo:
«Esta vez sí serás mi yerno
22
Y mandó a sus sirvientes a que en secreto le dijeran a David: «El rey te estima mucho, y todos sus servidores te quieren bien;
anímate y acepta ser su yerno
23
Los sirvientes de Saúl fueron y le dijeron esto a David de manera confidencial, pero David les respondió:
«¿Ustedes creen que es poca cosa ser el yerno del rey? Si se dan cuenta, yo soy un hombre pobre y de poca estima
24
Cuando los sirvientes le dijeron a Saúl lo que había dicho David,
25
Saúl respondió:
«Díganle a David que no se preocupe por la dote;
que sólo quiero cien prepucios de filisteos.
Ésa será la dote y mi venganza sobre mis enemigos
Pero lo que Saúl quería, era que David cayera en poder de los filisteos.
26
Y cuando los sirvientes del rey le comunicaron a David lo que Saúl pedía para hacerlo su yerno, le pareció una buena idea, y antes que el plazo se cumpliera
27
se preparó con su gente y fue y mató a doscientos filisteos;
luego llevó los prepucios y se los entregó al rey;
entonces Saúl le dio por esposa a su hija Mical, y David se convirtió en su yerno.
28
Pero al ver Saúl que el Señor ayudaba a David, y que su hija Mical lo amaba,
29
tuvo más temor de David, y se convirtió en su peor enemigo.
30
Y cada vez que los jefes de los filisteos luchaban contra los israelitas, David obtenía más victorias que todos los oficiales de Saúl, por lo que su fama fue en aumento.