David en el desierto

1
Un día los filisteos atacaron la ciudad de Keila para saquear sus eras, y cuando le dijeron a David lo que sucedía,
2
éste fue y consultó al Señor.
Le preguntó:
«¿Puedo ir y atacar a los filisteos
Y el Señor le respondió:
«Sí, atácalos y libera a los habitantes de Keila»
3
Pero los que lo acompañaban le dijeron:
«Aun cuando vivimos aquí en Judá, lejos de los filisteos, éstos nos infunden temor.
Si vamos a Keila para luchar contra su ejército, ¡nuestro miedo será mayor
4
David volvió a consultar al Señor, y el Señor le dijo:
«Date prisa y ve a Keila, porque yo pondré a los filisteos en tus manos
5
Entonces David fue con sus hombres a Keila, y pelearon contra los filisteos, y los derrotaron y se llevaron sus ganados.
Así libró David a los habitantes de Keila.
6
Cuando Abiatar hijo de Ajimélec salió huyendo en busca de David, llevaba el efod consigo.
7
Saúl se enteró de que David estaba en Keila, y pensó: «Dios lo ha puesto en mis manos.
David mismo se ha entregado al encerrarse en la ciudad y ponerse tras sus puertas y cerrojos
8
Entonces Saúl reunió a su ejército para ir a Keila y sitiar la ciudad con David y sus hombres adentro,
9
pero David entendió el mal que Saúl tramaba contra él, así que le pidió al sacerdote Abiatar que llevara el efod,
10
y consultó al Señor:
«Dios de Israel, yo soy tu siervo y entiendo que Saúl piensa venir a Keila y destruir la ciudad por culpa mía.
11
¿Van a ponerme en sus manos los habitantes de esta ciudad? ¿Realmente va a venir Saúl, como me han dicho? Señor, Dios de Israel, yo te ruego que me digas si esto va a suceder
Y el Señor le dijo:
«Así es.
Saúl va a venir
12
Y David volvió a preguntarle:
«¿Nos van a entregar los habitantes de la ciudad, a mí y a mis hombres, al poder de Saúl
Y el Señor respondió:
«Sí, los van a entregar
13
Entonces David salió de Keila, junto con sus seiscientos hombres, y anduvieron errantes de un lugar a otro.
Y cuando Saúl supo que David había huido de Keila, desistió de ir allá.
14
Así, David se quedó en las fortalezas del desierto, y vivió en un monte del desierto de Zif;
y aunque Saúl lo buscaba todos los días, el Señor le impidió encontrarlo.
15
Como David sabía que Saúl lo buscaba para matarlo, se quedó escondido en Hores, en el desierto de Zif.
16
Y un día, Jonatán hijo de Saúl fue a Hores para visitar a David, y lo animó a no perder su confianza en Dios.
17
Le dijo:
«No tengas miedo, David, que mi padre no va a encontrarte.
Yo estoy seguro de que tú vas a ser rey de Israel, y de que yo seré el segundo en importancia.
Eso, hasta Saúl mi padre lo sabe
18
Y después de que los dos hicieron un pacto delante del Señor, David se quedó en Hores y Jonatán se regresó a su casa.
19
Pero los habitantes de Zif fueron a Gabaa para decirle a Saúl:
«David está escondido en nuestras tierras, en las peñas de Horeb, y más exactamente en la colina de Jaquilá, al sur del desierto.
20
Si Su Majestad se da prisa, nosotros lo pondremos en sus manos, para que Su Majestad cumpla con él sus propósitos
21
Y Saúl les dijo:
«¡Que el Señor los bendiga por haberse compadecido de mí!
22
Pueden irse, pero averigüen dónde está su escondite, y si alguien lo ha visto por allí, porque me han dicho que él es muy astuto.
23
Fíjense bien y averigüen dónde se esconde, y vuelvan con una información segura.
Entonces yo iré con ustedes, y si David está en sus tierras, yo lo voy a buscar entre los miles que hay en Judá
24
Los habitantes de Zif se despidieron de Saúl y se fueron a sus tierras.
Para entonces, David y sus hombres se encontraban en Maón, al sur del desierto de Arabá.
25
Y cuando David supo que Saúl y sus soldados lo perseguían, bajó a la peña y se quedó en el desierto de Maón.
Pero Saúl lo supo y lo persiguió hasta allá.
26
Por un costado del monte iba Saúl persiguiendo a David, mientras David y sus hombres iban de prisa por el otro lado tratando de escapar, pues les había cerrado el paso y estaba a punto de capturarlos.
27
Pero Saúl recibió un mensaje urgente, que decía: «Los filisteos han invadido tus tierras.
Ven pronto a protegerlas
28
Entonces Saúl dejó de perseguir a David, y regresó para luchar contra los filisteos.
Por eso el lugar se llama Sela Hamajlecot.
29
David, por su parte, se fue de allí y se quedó a vivir cerca de las fortalezas de Engadí.