1
Los habitantes de Quiriat Yearín fueron y se llevaron el arca del Señor, y la pusieron en casa de Abinadab, la cual estaba en una colina, y consagraron a Eleazar su hijo, como guardián del arca del Señor.
2
Así, pasaron veinte años desde el día en que llegó el arca a Quiriat Yearín, y los israelitas gemían arrepentidos ante el Señor.


Samuel, juez de Israel

3
Entonces Samuel habló con todos los israelitas y les dijo:
«Si de todo corazón se han arrepentido delante del Señor, quiten a Astarot y a todos los dioses ajenos que todavía adoran;
entréguense de corazón al Señor, y sírvanle sólo a él;
entonces el Señor los librará de la ira de los filisteos
4
Y los israelitas renunciaron a los baales y a Astarot, y sirvieron sólo al Señor.
5
Entonces Samuel les dijo:
«Reúnan a todos los israelitas en Mispá, y yo rogaré al Señor por ustedes
6
Y se reunieron en Mispá, y sacaron agua y la derramaron delante del Señor.
Aquel día ayunaron, y dijeron:
«Hemos pecado contra el Señor
Así fue como Samuel se convirtió en Mispá en el caudillo de los israelitas.
7
Y cuando los jefes de los filisteos se enteraron de que los israelitas estaban reunidos en Mispá, se prepararon para ir a luchar contra ellos, y cuando los israelitas lo supieron, se llenaron de miedo
8
y le dijeron a Samuel:
«No dejes de clamar por nosotros al Señor nuestro Dios, para que nos libre del poder de los filisteos
9
Entonces Samuel tomó un cordero recién nacido, y lo sacrificó y lo ofreció al Señor;
luego rogó por el pueblo de Israel, y el Señor le oyó.
10
Mientras Samuel estaba ofreciendo el holocausto, llegaron los filisteos para pelear contra los israelitas, pero el Señor lanzó fuertes truenos contra ellos, y los atemorizó, y los israelitas los vencieron;
11
salieron de Mispá y persiguieron a los filisteos más allá de Bet Car, y los hirieron de muerte.
12
Luego, Samuel tomó una piedra, la puso entre Mispá y Sen, y a ese lugar lo llamó Ebenezer, porque dijo: «Hasta aquí nos ha ayudado el Señor
13
Así fueron vencidos los filisteos, y no volvieron a entrar en el territorio de Israel porque el poder del Señor estuvo en contra de ellos mientras Samuel vivió.
14
Los israelitas liberaron el territorio que los filisteos tenían en su poder y recuperaron las ciudades que les habían arrebatado, desde Ecrón hasta Gat.
Así los israelitas y los amorreos vivieron en paz.
15
Mientras Samuel vivió, gobernó al pueblo de Israel.
16
Todos los años visitaba Betel, Gilgal y Mispá, y dictaba leyes para todos los israelitas.
17
Después regresaba a Ramá, donde vivía y donde también edificó un altar al Señor, y desde allí impartía justicia al pueblo.