Predicción de la apostasía

1
Pero el Espíritu dice claramente que, en los últimos tiempos, algunos apostatarán de la fe y escucharán a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios,
2
y que por la hipocresía de los mentirosos que tienen cauterizada la conciencia,
3
prohibirán casarse y mandarán abstenerse de los alimentos que Dios creó, para que los creyentes y los que han conocido la verdad participaran de ellos con acción de gracias.
4
Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es desechable, si se toma con acción de gracias,
5
pues por la palabra de Dios y por la oración es santificado.


Un buen ministro de Jesucristo

6
Si enseñas esto a los hermanos, serás un buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido.
7
Desecha las fábulas profanas y de viejas.
Ejercítate para la piedad;
8
porque el ejercicio corporal es poco provechoso, pero la piedad es provechosa para todo, pues cuenta con promesa para esta vida presente, y para la venidera.
9
Esta palabra es fiel, y digna de ser recibida por todos.
10
Y por esto mismo trabajamos y sufrimos oprobios, porque hemos puesto nuestra esperanza en el Dios vivo, que es el Salvador de todos los hombres, y mayormente de los que creen.
11
Esto manda y enseña.
12
Ninguno tenga en poco tu juventud, sinoejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.
13
Mientras llego, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza.
14
No descuides el don que hay en ti, y que recibiste mediante profecía, cuando se te impusieron las manos del presbiterio.
15
Ocúpate en estas cosas, y permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea evidente a todos.
16
Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina;
persiste en ello.
Si haces esto, te salvarás a ti mismo y a los que te escuchen.