Reinado de Abías

1
En el año dieciocho del reinado de Jeroboán, Abías comenzó a reinar sobre Judá,
2
y reinó en Jerusalén tres años.
Su madre se llamaba Micaías, y era hija de Uriel de Gabaa.
Y hubo guerra entre Abías y Jeroboán,
3
así que Abías entró en combate con un ejército de cuatrocientos mil soldados valerosos y escogidos;
Jeroboán, por su parte, se enfrentó a él con ochocientos mil soldados escogidos, fuertes y aguerridos.
4
Abías subió al monte de Semarayin, que está en los montes de Efraín, y dijo:
«Escúchenme ustedes, Jeroboán y todos los israelitas:
5
¿Acaso no saben ustedes que, bajo un pacto de sal, el Señor y Dios de Israel le dio a David, a él y a sus hijos, el reinar para siempre sobre Israel?
6
Pero Jeroboán hijo de Nabat se rebeló contra su señor, contra Salomón hijo de David, a pesar de que era su siervo.
7
A él se unieron hombres vanos y perversos, y pudieron más que Roboán hijo de Salomón, porque Roboán era joven y apocado, y no les hizo frente.
8
»Pero ahora ustedes tratan de oponerse al reinado del Señor, que está en manos de los hijos de David, sólo porque son muchos y tienen esos becerros de oro que Jeroboán les la puesto como dioses.
9
¿Acaso no expulsaron ustedes a los hijos de Aarón, que son los sacerdotes del Señor, y a los levitas, e imitaron a los pueblos de otras tierras al nombrarse sacerdotes? ¡Ahora cualquiera puede venir a consagrarse con un becerro y siete carneros, y así convertirse en sacerdote de ídolos que no son dioses!
10
Para nosotros, nuestro Dios es el Señor, y jamás lo hemos dejado;
y los sacerdotes que ministran delante del Señor son los hijos de Aarón, y los que están en la obra son levitas.
11
Son ellos los que queman los holocaustos cada mañana y cada tarde para honrar al Señor;
son ellos los que queman el incienso aromático, y los que ponen los panes sobre la mesa limpia, y el candelero de oro con sus lámparas para que ardan cada tarde.
Nosotros somos obedientes a la ordenanza del Señor nuestro Dios, pero ustedes lo han abandonado.
12
Tomen en cuenta que Dios es nuestro jefe, y que sus sacerdotes tocarán jubilosos contra ustedes sus trompetas.
¡Israelitas, no peleen contra el Señor, el Dios de sus padres, porque no saldrán victoriosos
13
Pero Jeroboán les tendió una emboscada para atacarlos por la espalda;
así que los atacó de frente, pero la emboscada estaba a espaldas de Judá.
14
Y cuando los de Judá se dieron cuenta de que eran atacados por el frente y por la retaguardia, clamaron al Señor y los sacerdotes tocaron las trompetas;
15
entonces los de Judá gritaron con todas sus fuerzas y, en el momento en que gritaron, Dios desbarató a Jeroboán y a todos los israelitas, en favor de Abías y de Judá.
16
Entonces los israelitas huyeron delante de Judá, pero Dios los entregó en sus manos,
17
y Abías y su ejército hicieron una gran matanza entre ellos, y cayeron en batalla quinientos mil israelitas escogidos.
18
Fue así como en aquella ocasión los israelitas fueron derrotados, y los hijos de Judá vencieron, pues se apoyaron en el Señor, el Dios de sus padres.
19
Abías persiguió a Jeroboán, y se apoderó de las ciudades de Betel, Jesana y Efraín, todas ellas con sus aldeas.
20
Mientras Abías reinó, Jeroboán no volvió a tener ningún poder;
al contrario, el Señor lo hirió y le quitó la vida.
21
En cambio, Abías se hizo más poderoso, y llegó a tener catorce mujeres, veintidós hijos y dieciséis hijas.
22
Los demás hechos de Abías, y lo que hizo y dijo, están escritos en los relatos del profeta Iddo.