Falsos profetas y falsos maestros

1
Entre el pueblo hubo también falsos profetas, como también habrá entre ustedes falsos maestros que con disimulo introducirán herejías destructivas, y hasta llegarán a negar al Señor que los rescató, con lo que atraerán sobremismos súbita destrucción.
2
Muchos imitarán su conducta indecente, y por causa de ellos se hablará mal del camino de la verdad.
3
Por su rapacidad, estos falsos maestros harán negocio con ustedes.
Pero la condenación los espera desde hace mucho tiempo, y su perdición ya está en camino.
4
Es un hecho que Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que los arrojó al infierno y los lanzó a oscuras prisiones, donde se les vigila para llevarlos a juicio.
5
Y tampoco perdonó al mundo antiguo, sino que protegió a Noé, quien proclamó la justicia, y a otras siete personas, y luego envió el diluvio sobre el mundo de los impíos.
6
Dios también condenó a la destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, y las redujo a cenizas, para que sirvieran de escarmiento a los futuros impíos,
7
pero puso a salvo al justo Lot, que vivía abrumado por la desenfrenada conducta de los malvados.
8
(Porque para este hombre justo, que vivía entre ellos, cada día era un tormento al ver y oír lo que esos malvados hacían.)
9
El Señor sabe librar de la tentación a los piadosos, y sabe también reservar a los injustos para que sean castigados en el día del juicio,
10
sobre todo a los que se dejan llevar por la depravada naturaleza humana, y andan en deseos impuros y en la inmundicia, con lo que desprecian la autoridad divina.
Son atrevidos y arrogantes, y no tienen miedo de insultar a los poderes superiores.
11
Los ángeles, en cambio, aunque son mayores en fuerza y en poder, no se atreven a insultarlos ni a condenarlos delante del Señor.
12
Pero éstos hablan mal de cosas que no entienden;
son como animales irracionales, que nacieron para ser presa de la destrucción.
Por eso, su propia destrucción los destruirá,
13
y recibirán el castigo que merece su injusticia.
Creen que el placer consiste en gozar de los deleites a plena luz del día.
Son una vergüenza y una deshonra, pues mientras comen con ustedes se solazan en sus propios placeres.
14
Su mirada está cargada de adulterio, no se cansan de pecar, seducen a los pusilánimes, su corazón está habituado a la codicia;
¡son hijos de maldición!
15
Se han apartado del camino recto, se han extraviado por seguir el camino de Balaam hijo de Beor, que tanto amó el premio de la maldad
16
que fue reprendido por su iniquidad;
¡una bestia de carga, que no podía hablar, habló con voz humana y puso un alto a la locura del profeta!
17
Éstos son fuentes sin agua, nubes que arrastra la tormenta, y para siempre les espera la más densa oscuridad.
18
Cuando hablan, lo hacen con palabras arrogantes y vanas;
mediante las pasiones humanas y el libertinaje seducen a los que habían comenzado a apartarse de los que viven en el error.
19
Les prometen libertad, pero ellos mismos son esclavos de la corrupción, pues todo aquel que es vencido, se vuelve esclavo del que lo venció.
20
Gracias al conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, habían logrado escapar de las contaminaciones del mundo, pero volvieron a enredarse en ellas y fueron vencidos, con lo que su estado final fue peor que el primero.
21
Les hubiera sido mejor no haber conocido el camino de la justicia, que volverse atrás después de haber conocido y recibido el santo mandamiento.
22
Pero en ellos se ha cumplido la verdad proverbial: «El perro vuelve a su vómito», y «la puerca recién lavada vuelve a revolcarse en el lodo