Joab promueve el regreso de Absalón

1
Joab hijo de Seruyá sabía que el rey sentía un cariño especial por Absalón,
2
así que mandó traer de Tecoa a una mujer muy astuta, y la instruyó:
«Vístete de luto y sin maquillaje alguno, y preséntate ante el rey fingiendo llevar ya mucho tiempo de duelo por algún pariente muerto.
3
Una vez ante el rey, le dirás lo que te voy a decir
Y Joab le dijo a la mujer lo que ella tenía que repetir,
4
y cuando ella se presentó ante el rey, hizo una reverencia, se inclinó hasta tocar el suelo, y dijo:
«Su Majestad, ¡vengo a pedir protección
5
El rey preguntó:
«¿Qué te pasa
Y ella respondió:
«Mi marido ha muerto, y me he quedado viuda.
6
Yo tuve dos hijos, que se pelearon en el campo.
Como no había nadie que los separara, uno de ellos hirió de muerte al otro, y lo mató.
7
Ahora, toda la familia se ha puesto en mi contra y me insiste: “Tienes que entregar a ese asesino, pues tiene que pagar con su vida la muerte de su hermano.” Si les hago caso, matarán a mi único heredero y, con eso, habrán apagado la última chispa que me queda, y la memoria de mi marido se perderá por no dejar ningún descendiente
8
El rey le dijo a la mujer:
«Regresa a tu casa, que yo voy a dar instrucciones acerca de ti.»
9
Pero la mujer le respondió:
«Rey y señor mío: Si la familia de mi padre y yo hemos hecho mal, que la culpa recaiga sobre nosotros;
pero que no se culpe de esto a Su Majestad ni a su reino
10
Y David le dijo:
«Si alguien te culpa de algo, hazlo que comparezca ante mí, y no volverá a molestarte
11
Pero la mujer añadió:
«Ruego a Su Majestad consultar al Señor su Dios, para que quien quiere tomar venganza no empeore las cosas matando a mi hijo
Y el rey respondió:
«Juro por el Señor que tu hijo no va a perder un solo pelo de su cabeza
12
Ella volvió a decir:
«Ruego a Su Majestad permitir a esta su humilde sierva decir una sola palabra más
Y el rey le dijo:
«Te escucho
13
Entonces ella dijo:
«¿Por qué Su Majestad se propone perjudicar al pueblo de Dios? Con lo que Su Majestad ha dicho, Su Majestad misma se condena, pues no permite volver a su hijo desterrado.
14
Todos tenemos que morir.
Somos como el agua cuando se derrama en el suelo, que ya no se puede recoger.
Pero Dios, lejos de quitarnos la vida, pone los medios para que nos volvamos a él, si nos hemos alejado.
15
Yo he venido a hablar con Su Majestad porque tengo miedo del pueblo.
Por eso me dije: “Voy a hablar con el rey.
Tal vez se digne escucharme.
16
Si me hace caso, me librará de los que quieren destruirnos a mi hijo y a mí, y quitarnos lo que Dios mismo nos ha dado.”
17
Y esta sierva de Su Majestad ahora espera una respuesta consoladora, pues Su Majestad es como un ángel de Dios, y puede discernir entre lo bueno y lo malo.
¡Que nuestro Señor y Dios sea siempre con Su Majestad
18
Entonces David le dijo a la mujer:
«Voy a preguntarte algo, pero quiero que me digas toda la verdad
Ella contestó:
«Diga Su Majestad
19
Y el rey le dijo:
«¿No es verdad que detrás de todo esto anda la mano de Joab
Y ella respondió:
«Puedo jurar a Su Majestad, a quien de ningún modo se puede engañar, que fue su siervo Joab quien me habló y me ordenó decir cada palabra que yo he dicho.
20
Pero lo hizo con la intención de que las cosas cambien.
Sin embargo, Su Majestad posee la sabiduría de un ángel de Dios, y sabe todo lo que pasa en su país
21
Entonces el rey le dijo a Joab:
«Fíjate bien en esto que he decidido hacer: Ve y haz volver al joven Absalón
22
Joab inclinó su rostro ante el rey con reverencia, hasta tocar el suelo, y bendijo al rey diciendo:
«Hoy he comprobado que Su Majestad es muy bondadoso con este siervo suyo, pues ha atendido a lo que su siervo sugirió
23
Y Joab se levantó enseguida y se fue a Gesur para traer a Absalón de regreso a Jerusalén,
24
aunque el rey ordenó:
«Que se vaya a su casa y no se presente ante mí.»
Y Absalón se fue a su casa sin presentarse ante el rey.
25
No había en todo Israel nadie tan bien parecido como Absalón.
Su hermosura era perfecta de pies a cabeza.
26
Cada año, cuando se mandaba cortar el cabello (pues era tan abundante que le molestaba), el cabello cortado llegaba a pesar más de dos kilos, según el peso oficial.
27
Absalón tuvo dos hijos varones y una hija muy hermosa, llamada Tamar.
28
Durante los dos años que estuvo en Jerusalén, no se le permitió ver al rey;
29
pero como Absalón quería verlo, le envió mensajes a Joab para que intercediera por él, pero Joab se negó a verlo hasta en dos ocasiones.
30
Entonces Absalón ordenó a sus sirvientes:
«Como saben, el campo de Joab está junto al mío, y en él ha sembrado cebada.
¡Vayan y préndanle fuego
Sus sirvientes le prendieron fuego al campo de Joab,
31
y cuando Joab lo supo, fue a la casa de Absalón y le reclamó:
«¿Por qué mandaste a tus sirvientes a que le prendieran fuego a mi campo
32
Y Absalón le respondió:
«Te he mandado a llamar, para que vayas a ver al rey y le preguntes para qué me hizo venir de Gesur.
¡Sería mejor que me hubiera quedado allá! Yo quiero ver al rey.
Y si he cometido algún pecado, ¡que me mate
33
Joab se presentó ante el rey y le comunicó el sentir de Absalón;
entonces el rey mando llamar a Absalón, y cuando éste se presentó ante el rey, se inclinó hasta tocar el suelo.
Por su parte, el rey besó a Absalón.