Absalón se subleva contra David

1
Algún tiempo después, Absalón se hizo de carros de combate y de caballos, y de cincuenta hombres que marchaban al frente de él.
2
Todas las mañanas se levantaba y se ponía a un lado del camino, junto a la puerta de la ciudad, y a quien acudía al rey para resolver un pleito o para pedir justicia, lo llamaba y le preguntaba: «¿Tú, de qué ciudad vienes?» Si el interrogado respondía: «Tu siervo es de una de las tribus de Israel»,
3
Absalón le decía: «Tus razones son buenas y justas, pero de parte del rey no tienes quién te oiga
4
Incluso añadía: «¡Cómo quisiera ser el juez de este país! ¡Así, los que tuvieran algún pleito o negocio vendrían a verme, y yo les haría justicia
5
Y si alguien se acercaba y se inclinaba ante él, Absalón le tendía los brazos y lo besaba.
6
Esto lo hacía con todos los israelitas que acudían al rey para que les hiciera justicia, y así se iba ganando la buena voluntad del pueblo de Israel.
7
Así pasaron cuatro años, y un día Absalón le dijo al rey:
«Ruego a Su Majestad me permita ir a Hebrón.
Debo cumplir con mis votos al Señor.
8
Cuando este siervo de Su Majestad aún vivía en Gesur, en Siria, le hizo esta promesa al Señor: “Si tú, Señor, me permites volver a Jerusalén, yo te serviré.”»
9
El rey le dijo:
«Puedes irte en paz.»
Entonces Absalón se puso en camino hacia Hebrón,
10
pero envió mensajeros por todas las tribus de Israel para que dijeran: «Cuando escuchen el sonido de la trompeta, anuncien que Absalón reina en Hebrón
11
Además, Absalón invitó a doscientos hombres de Jerusalén para que lo acompañaran, los cuales fueron inocentemente, sin saber cuáles eran sus intenciones.
12
Y mientras Absalón presentaba sus ofrendas al Señor, mando llamar a Ajitofel, que era consejero del rey y vivía en la ciudad de Gilo.
Con esto la conspiración ganó fuerza y los seguidores de Absalón aumentaron.
13
Entonces un mensajero fue a decirle a David que Absalón se estaba ganando la buena voluntad del pueblo de Israel y que muchos lo seguían,
14
y David ordenó a todos sus servidores:
“«¡De prisa! ¡Vayámonos de aquí, o no podremos escapar de Absalón! ¡Si él llega antes, nos alcanzará y acabará con nosotros, y destruirá la ciudad a filo de espada
15
Sus siervos le respondieron:
«Su Majestad puede contar con estos siervos suyos.
Haremos todo lo que Su Majestad decida hacer
16
El rey David salió de Jerusalén, seguido de toda su familia, pero dejo a diez de sus concubinas para que cuidaran del palacio.
17
Una vez que salió, él y todos sus seguidores se detuvieron en un lugar alejado.
18
Todos sus hombres fieles, incluidos los cretenses y peleteos, desfilaron a su lado;
la vanguardia la formaban los seiscientos geteos que habían venido caminando desde Gat.
19
El rey David llamó a Itay el gatita, y le preguntó:
«¿Y tú por qué vienes con nosotros? Regresa a Jerusalén, y quédate con el rey, pues eres extranjero y también has sido desterrado de tu país.
20
Apenas llegaste ayer, así que no puedo pedirte que nos acompañes.
Yo tengo que ir a donde pueda, pero tú, regresa, y haz que tus hermanos también regresen.
Que el Señor te muestre su amor constante y su fidelidad
21
Pero Itay le respondió:
«Juro por el Señor y por Su Majestad que, sea para vida o para muerte, este siervo estará dondequiera que Su Majestad esté
22
Entonces David le dijo:
«Adelante, pues.
Ven conmigo
Así fue como Itay el gatita, y todos sus hombres y su familia, siguieron al rey.
23
Todo el pueblo lloraba amargamente, y junto con el rey cruzaron el torrente de Cedrón y tomaron el camino que lleva al desierto.
24
Entre los que huían estaban el sacerdote Sadoc y los levitas que llevaban el arca del pacto de Dios.
Mientras todo el pueblo salía de la ciudad, ellos descansaron el arca, y luego los siguió Sadoc.
25
Cuando el rey vio esto, le dijo a Sadoc:
«Lleva el arca de Dios de regreso a la ciudad.
Si el Señor se digna verme con buenos ojos, me permitirá volver a ver el arca y su tabernáculo.
26
Pero si él me dice que ya no soy de su agrado, entonces que haga de mí lo que mejor le parezca
27
Además, el rey le dijo al sacerdote:
«Tú, Sadoc, eres vidente.
Así que regresa en paz a la ciudad, y llévate a tu hijo Ajimaz y a Jonatán, el hijo de Abiatar.
28
Yo me detendré en los vados del desierto, hasta que reciba noticias de ustedes
29
Entonces Sadoc y Abiatar se llevaron el arca de Dios de vuelta a la ciudad, y ellos también se quedaron allá.
30
David, por su parte, subió por la cuesta de los olivos.
Iba llorando, con los pies descalzos y la cabeza cubierta, y todos sus hombres fieles subieron con él, también llorando y con la cabeza cubierta.
31
Pero cuando David se enteró de que Ajitofel estaba entre los conspiradores, dijo: «Señor, ¡haz que Ajitofel se equivoque cada vez que aconseje a Absalón
32
Cuando David llegó a la cima del monte para adorar a Dios, le salió al encuentro Jusay el arquita, que iba con la ropa hecha girones y con tierra sobre la cabeza.
33
Y David le dijo:
«Si vienes conmigo, vas a serme una carga.
34
Pero si regresas a la ciudad y te pones a las órdenes de Absalón, y le aseguras que lo servirás con el mismo fervor que me has servido a mí, entonces podrás anular los consejos de Ajitofel.
35
Recuerda que allá están los sacerdotes Sadoc y Abiatar;
a ellos les puedes decir todo lo que oigas en la casa del rey.
36
Con ellos también están Ajimaz, el hijo de Sadoc, y Jonatán, el hijo de Abiatar;
con ellos puedes mandar a decirme todo lo que llegue a tus oídos
37
Así fue como Jusay, que era amigo de David, se fue a la ciudad, cuando Absalón entró en Jerusalén.