David proclamado rey de Judá

1
Después de la muerte de Saúl y Jonatán, David fue a consultar al Señor y le preguntó:
«¿Debo ir a alguna de las ciudades de Judá
Y el Señor le dijo que sí, pero David volvió a preguntarle:
«¿Y a qué ciudad debo ir?»
Y el Señor le dijo:
«Ve a Hebrón
2
David se dio prisa y fue allá, y se llevó consigo a sus dos mujeres, Ajinoán la jezreelita, y Abigaíl, la viuda de Nabal, el de Carmel.
3
También fueron con él los soldados que siempre lo habían acompañado, y junto con sus familias se quedaron a vivir en las ciudades de Hebrón.
4
Fue allí donde los jefes de Judá se reunieron para consagrar a David como rey sobre la tribu de Judá.
Cuando David se enteró de que los habitantes de Jabés de Galaad habían sepultado a Saúl,
5
les envió el siguiente mensaje:
«Que el Señor los bendiga por haber tratado con misericordia a Saúl, su señor, dándole sepultura.
6
Que el Señor los trate con la misma misericordia y lealtad, y yo mismo me comprometo a tratarlos así por lo que han hecho.
7
Y ahora que ha muerto Saúl, su señor, esfuércense y cobren ánimo, pues los de la tribu de Judá han resuelto consagrarme como su rey.»


Guerra entre David y la familia de Saúl

8
Pero Abner hijo de Ner, que había sido general del ejército de Saúl, tomó a Isboset hijo de Saúl, y lo llevó a Majanayin
9
y allí lo nombró rey de Galaad, de Gesuri, de Jezrel, de Efraín, de Benjamín y de todo Israel.
10
Isboset hijo de Saúl tenía cuarenta años cuando comenzó a reinar sobre Israel, y reinó dos años.
Los únicos que siguieron a David fueron los de la tribu de Judá.
11
Y David reinó en Hebrón sobre la tribu de Judá siete años y seis meses.
12
Abner salió de Majanayin hacia Gabaón, al frente de los siervos de Isboset hijo de Saúl.
13
Joab hijo de Seruyá y los siervos de David salieron y se encontraron con los hombres de Abner junto al estanque de Gabaón.
Allí se detuvieron, los unos a un lado del estanque, y los otros al otro lado,
14
y Abner le dijo a Joab:
«Que se preparen tus jóvenes y vengan a luchar contra nosotros
Joab les ordenó que se prepararan,
15
y ambos grupos se aprestaron para la lucha.
Por parte de Isboset eran doce hombres de Benjamín, y por parte de David también doce,
16
y cada uno de ellos agarró a su adversario por la cabeza, le encajó la espada en el costado, y todos cayeron muertos al mismo tiempo.
Por eso, a ese lugar se le llamó Jelcat Hasurín, y está en Gabaón.
17
Ese día la batalla fue muy reñida, y Abner y los israelitas fueron vencidos por los soldados de David.
18
Entre los soldados de David estaban Joab, Abisay y Asael, hijos de Seruyá.
Asael era tan veloz que, cuando corría, parecía una gacela en el campo.
19
Y Asael persiguió a Abner sin darle un momento de respiro,
20
pero Abner se volvió a verlo y le dijo:
«Tú eres Asael, ¿verdad
Y Asael le respondió:
«Así es.
Yo soy Asael
21
Entonces Abner le dijo:
«Hazte a un lado, hacia dondequieras;
toma a uno de mis hombres y quédate con sus despojos
Pero Asael no le hizo caso, sino que siguió persiguiéndolo.
22
Y Abner volvió a decirle:
«Deja de perseguirme.
No quiero matarte.
¿Con qué cara podría yo presentarme ante tu hermano Joab
23
Pero como Asael no dejaba de perseguirlo, Abner tomó su lanza y le clavó el revés a la altura de la quinta costilla;
la lanza le salió por la espalda, y allí mismo cayó muerto.
Todos lo que pasaban por allí y veían a Asael tendido, se detenían a mirarlo.
24
Joab y Abisay siguieron persiguiendo a Abner, y para cuando el sol se puso ya habían llegado a la colina de Amma, que está delante de Guiaj, junto al camino del desierto de Gabaón.
25
Entonces se reunieron los benjaminitas para perseguir a Abner;
formaron un solo ejército, y se detuvieron en la parte alta de la colina.
26
Allí Abner gritó a voz en cuello, y le dijo a Joab:
«¿Vamos a estar siempre en guerra? Si seguimos así, el final de todos nosotros será muy amargo.
¿Cuándo vas a decirle a tu gente que deje de perseguir a sus propios hermanos
27
Y Joab le respondió:
«Te juro por Dios que, si no hubieras hablado como ahora lo has hecho, mi gente habría perseguido a sus hermanos hasta el amanecer
28
Y enseguida Joab mandó tocar la trompeta, y su gente se detuvo y dejó de perseguir a los israelitas.
Allí terminó la lucha.
29
Entonces Abner y sus hombres caminaron por el Arabá toda aquella noche, pasaron el Jordán y cruzaron por Bitrón hasta llegar a Majanayin.
30
Joab dejó entonces de perseguir a Abner, y al contar a su ejército, resultó que faltaban Asael y diecinueve soldados de David.
31
Por el contrario, los soldados de David habían matado a trescientos sesenta soldados benjaminitas de Abner.
32
Tomaron el cuerpo de Asael y lo pusieron en el sepulcro de su padre, en Belén.
Luego, Joab y sus hombres caminaron toda esa noche, y les amaneció en Hebrón.