David es proclamado rey de Israel

1
Todas las tribus de Israel se reunieron en torno a David en Hebrón, y dijeron:
«Aquí nos tienes.
Por nuestro cuerpo corre la misma sangre que por el tuyo.
2
Ya de tiempo atrás, cuando Saúl aún era nuestro rey, tú salías con nuestros hombres a la guerra y regresabas victorioso.
Además, el Señor te ha dicho que tú serás el pastor y príncipe de su pueblo Israel
3
Fue así como todos los ancianos de Israel se reunieron en Hebrón con el rey David, y en presencia del Señor éste hizo un pacto con ellos, y ellos lo ungieron como rey.
4
David tenía treinta años cuando comenzó a reinar, y fue rey durante cuarenta años.
5
En Hebrón fue rey de Judá durante siete años y seis meses, y en Jerusalén fue rey de Israel y Judá durante treinta y tres años.


David conquista la fortaleza de Sión

6
El rey salió acompañado de sus soldados, y fue a Jerusalén a pelear contra los jebuseos, que allí vivían.
Pero ellos le dijeron a David:
«Tú no entrarás aquí, pues hasta los cojos y los ciegos son capaces de echarte
Con eso quisieron decir que David jamás entraría en su ciudad.
7
Sin embargo, David conquistó la fortaleza de Sión, que desde entonces es conocida como «Ciudad de David».
8
Y ese mismo día David dijo:
«Quien quiera matar a los jebuseos, que entre por los canales de agua de la ciudad, y mate también a los cojos y a los ciegos, pues los odio con toda mi alma
Desde entonces se dice: «Ni los cojos ni los ciegos pueden entrar en el templo del Señor
9
David se quedó a vivir en la fortaleza y le puso por nombre «Ciudad de David», y levantó una muralla alrededor, desde Milo hasta el palacio.
10
Y David fue ganando terreno y haciéndose fuerte, porque contaba con el apoyo del Señor y Dios de los ejércitos.


Jirán envía embajadores a David

11
El rey Jirán de Tiro envió embajadores a David, y junto con ellos mandó madera de cedro y carpinteros y canteros, para que construyeran el palacio de David.
12
Con esto David entendió que el Señor lo confirmaba como rey, y que por causa de su pueblo Israel había engrandecido su reino.


Hijos de David en Jerusalén

13
Después de que David salió de Hebrón, tomó esposas y concubinas y se estableció en Jerusalén.
Con ellas tuvo más hijos e hijas.
14
Los hijos que le nacieron en Jerusalén fueron Samúa, Sobab, Natán, Salomón,
15
Ibejar, Elisúa, Nefeg, Jafía,
16
Elisama, Eliada y Elifelet.


David derrota a los filisteos

17
Cuando los filisteos supieron que David había sido coronado rey de Israel, reunieron sus ejércitos y fueron a combatirlo.
En cuanto David lo supo, se fue a la fortaleza.
18
Mientras tanto, los filisteos llegaron y se extendieron por el valle de Refayin.
19
Entonces David fue y le preguntó al Señor:
«¿Debo atacar a los filisteos? ¿Los pondrás en mis manos
Y el Señor le respondió:
«Ve y atácalos, porque los voy a poner en tus manos
20
Entonces David fue a Baal Perasín, y allí los venció.
Por eso dijo: «El Señor se abrió paso entre las filas enemigas, como si fuera una corriente impetuosa», y llamó a ese lugar «Baal Perasín
21
Como al huir los filisteos, abandonaron a sus ídolos, David ordenó que los juntaran y los quemaran.
22
Pero los filisteos volvieron y acamparon en el valle de Refayin.
23
Entonces David consultó al Señor, y el Señor le dijo:
«No ataques de frente.
Rodéalos, y atácalos frente a los árboles de bálsamo.
24
Atácalos cuando oigas sobre las copas de los árboles un ruido como de un ejército en marcha, porque el Señor se pondrá en la vanguardia y herirá de muerte al ejército filisteo
25
David hizo lo que el Señor le ordenó, e hirió de muerte a los filisteos desde Geba hasta Guézer.