Pacto de Dios con David

1
Tiempo después, cuando ya el rey David habitaba en su palacio y el Señor le había hecho descansar de los enemigos que lo rodeaban,
2
llamó al profeta Natán y le dijo:
«¡Mírame aquí, habitando en un palacio de cedro, mientras el arca de Dios se halla entre simples cortinas
3
Y Natán le respondió:
«Pues haz ya todo lo que te has propuesto, que el Señor está contigo
4
Pero esa misma noche la palabra del Señor vino a Natán, y le dijo:
5
«Ve y dile de mi parte a mi siervo David: “¿Tú me vas a construir una casa, para que yo la habite?
6
Desde que saqué de Egipto al pueblo de Israel, y hasta la fecha, no he vivido en ninguna casa.
Más bien, he estado en tiendas de campaña y en tabernáculos.
7
En todo el tiempo en que he andado con el pueblo de Israel, hay tribus a las que les he pedido encargarse de apacentar a mi pueblo.
¿Pero acaso le he pedido a alguna de ellas que me construya un palacio de cedro?”
8
»Dile también de mi parte: “Yo, el Señor de los ejércitos, te saqué del redil, y te quite de andar tras las ovejas, para ponerte a gobernar a mi pueblo Israel.
9
Yo he estado contigo por dondequiera que has andado;
he destruido a los enemigos que has enfrentado, y te he rodeado de gran fama;
¡te he hecho famoso entre los famosos!
10
Además, ya he preparado para mi pueblo Israel un lugar donde se establezca, para que viva en paz y nadie lo mueva de allí, ni los malvados lo aflijan como antes lo hicieron,
11
cuando puse caudillos al frente de mi pueblo Israel.
Yo te prometo que te haré descansar de tus enemigos, y te aseguro que tendrás muchos descendientes.
12
Cuando te llegue el momento de ir a descansar con tus padres, yo elegiré a uno de tus propios hijos y afirmaré su reinado.
13
Será él quien me edifique un templo, y afirmaré su trono para siempre.
14
Yo seré un padre para él, y él me será un hijo.
Si se porta mal, lo corregiré como corrige todo padre a sus hijos,
15
pero jamás le negaré mi misericordia, como se la negué a Saúl, a quien quité de tu presencia.
16
Tus descendientes vivirán seguros, y afirmaré tu trono, el cual permanecerá para siempre.”»
17
Y Natán le comunicó a David todas y cada una de estas palabras y de esta visión.
18
Entonces el rey David fue y se presentó ante el Señor, y le dijo:
«Señor y Dios, ¿quién soy yo, y qué es mi familia, para que me hayas encumbrado tanto?
19
Y hasta te parece poco lo que me has dado, Señor y Dios, que me haces mayores promesas para mis descendientes.
¡No hay nadie que actúe como tú, Señor y Dios!
20
¿Qué más te puedo decir, Señor y Dios, si tú me conoces mejor que nadie?
21
Todas estas maravillas las has realizado conforme a tu palabra, y siguiendo tu corazón, y me las has dado a conocer.
22
¡Cuán grande eres, Señor y Dios! ¡No hay nadie como tú! Tal y como lo hemos sabido, ¡no hay más Dios que tú!
23
¿Y qué pueblo puede compararse a Israel, nación tan singular? Tú la liberaste para hacerla tu pueblo, le diste un nombre, y en su favor hiciste grandes y terribles proezas, porque lo amas.
Tú lo liberaste de Egipto, y de otros pueblos y de sus dioses.
24
hiciste de Israel tu propio pueblo;
tú lo hiciste tuyo para siempre.
¡Tú, Señor, eres su Dios!
25
»Ahora, Señor y Dios, confirma para siempre la promesa que me has hecho, a mí y a mi familia, y haz todo lo que has dicho.
26
Que tu gran nombre sea siempre reconocido.
Que se diga que tú, Señor de los ejércitos, eres el Dios de Israel, y que los descendientes de tu siervo David siempre estarán en tu presencia.
27
Tú, Señor de los ejércitos y Dios de Israel, le has dado a conocer a este siervo tuyo que afirmarás su descendencia.
Por eso este siervo tuyo se atreve a presentarse ante ti y hacerte esta súplica.
28
Tú, Señor y Dios, eres Dios, y tus promesas a este siervo tuyo son verdaderas.
29
Dígnate bendecir a todos mis descendientes, y permite que siempre haya uno de ellos a tu servicio.
Tú, Señor, lo has prometido, y con tu bendición será bendecida mi familia para siempre