Bernabé y Saulo comienzan su primer viaje misionero

1
En la iglesia de Antioquía eran profetas y maestros Bernabé y Simón, al que llamaban Niger;
Lucio de Cirene;
Manaén, que se había criado con el tetrarca Herodes, y Saulo.
2
Como ellos servían al Señor y ayunaban siempre, el Espíritu Santo dijo: «Apártenme a Bernabé y a Saulo, porque los he llamado para un importante trabajo
3
Y así, después de que todos ayunaron y oraron, les impusieron las manos y los despidieron.


Los apóstoles predican en Chipre

4
Bernabé y Saulo fueron llevados por el Espíritu Santo a Seleucia, y de allí navegaron a Chipre.
5
Al llegar a Salamina, comenzaron a predicar la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos.
Juan iba con ellos y les ayudaba.
6
Luego atravesaron toda la isla, hasta llegar a Pafos, donde había un mago y falso profeta judío, llamado Bar Jesús,
7
que estaba con el procónsul Sergio Paulo, quien era un varón muy prudente.
Sergio Paulo mandó llamar a Bernabé y a Saulo, porque deseaba oír la palabra de Dios.
8
Pero el mago Elimas (que así se traduce su nombre), se lo impedía y procuraba apartar de la fe al procónsul.
9
Como Saulo, o sea, Pablo, estaba lleno del Espíritu Santo, fijó la mirada en el mago
10
y dijo: «¡Eres un hijo del diablo! ¡Estás lleno de mentira y de maldad, y eres enemigo de la justicia! ¿Cuándo dejarás de trastornar los caminos rectos del Señor?
11
Pon atención, porque la mano del Señor está en tu contra y vas a quedarte ciego;
no podrás ver el sol por algún tiempo.» Y al instante quedó completamente ciego;
y caminaba en círculos, buscando alguien que lo llevara de la mano.
12
Cuando el procónsul vio lo que había sucedido, quedó maravillado de la enseñanza del Señor y creyó.


Pablo y Bernabé en Antioquía de Pisidia

13
Después de que zarparon de Pafos, Pablo y sus compañeros arribaron a Perge de Panfilia;
allí Juan se apartó de ellos y volvió a Jerusalén.
14
De Perge, siguieron a Antioquía de Pisidia;
y un día de reposo entraron en la sinagoga del lugar y se sentaron.
15
Después de la lectura de la ley y de los profetas, los principales de la sinagoga les dijeron: «Hermanos, si tienen alguna enseñanza o exhortación para el pueblo, los escuchamos
16
Entonces Pablo se levantó y, luego de hacerles una señal para que guardaran silencio, dijo:
«Escúchenme ustedes, varones israelitas, y todos los que temen a Dios:
17
El Dios de Israel eligió a nuestros padres y enalteció a su pueblo, y aunque ellos vivieron en Egipto como extranjeros, Dios los sacó de allí con gran despliegue de poder.
18
Durante unos cuarenta años los toleró en el desierto;
19
y después de destruir a siete naciones en Canaán, les dio esas tierras por herencia.
20
Cuatrocientos cincuenta años después, fueron gobernados por jueces hasta que llegó el profeta Samuel.
21
Más tarde pidieron un rey, y Dios les dio a Saúl hijo de Cis, de la tribu de Benjamín, quien los gobernó durante cuarenta años.
22
Cuando Dios le quitó el trono a Saúl, puso como rey a David, de quien dijo: “Me agrada David, el hijo de Yesé, porque sé que él cumplirá los planes que yo tengo.”
23
De acuerdo con su promesa, Dios levantó de la descendencia de David un salvador para Israel, que es Jesús.
24
Antes de que Jesús viniera, Juan predicó el bautismo de arrepentimiento a todo el pueblo de Israel.
25
Cuando Juan estaba por terminar su obra, preguntó: “¿Quién creen ustedes que soy yo? No soy el que esperan.
Pero después de mí viene uno, del que no soy digno de desatar las correas de su calzado.”
26
»Ustedes, hermanos descendientes de Abrahán, y todos ustedes, los que honran a Dios, este mensaje de salvación ha sido enviado a nosotros.
27
Los habitantes de Jerusalén y sus gobernantes no reconocieron a Jesús ni lo que dijeron los profetas, lo cual se lee en los días de reposo, pero dieron cumplimiento a esas palabras al condenar a Jesús.
28
Y aunque no encontraron en él nada que mereciera su muerte, le pidieron a Pilato que lo matara.
29
Cuando se cumplió todo lo que estaba escrito acerca de él, lo bajaron del madero y lo sepultaron.
30
Pero Dios lo resucitó de los muertos,
31
y durante muchos días Jesús se apareció a los que lo habían acompañado desde Galilea hasta Jerusalén.
Y ellos son ahora sus testigos ante el pueblo.
32
Nosotros también les anunciamos a ustedes las buenas noticias de la promesa que Dios hizo a nuestros padres:
33
Dios la ha cumplido en sus hijos, es decir, en nosotros, al resucitar a Jesús.
Así está escrito en el salmo segundo, que dice: “Tú eres mi hijo.
Hoy te he engendrado.”
34
En cuanto a levantarlo de entre los muertos, para que su cuerpo no llegara a corromperse, se dijo así: “Yo les cumpliré fielmente a ustedes las santas promesas que le hice a David.”
35
Y también se dice en otro salmo: “No permitirás que el cuerpo de tu escogido se corrompa.”
36
Es un hecho que, por la voluntad de Dios, David sirvió a su generación y, cuando murió, se fue a reunir con sus padres;
pero su cuerpo se corrompió.
37
Sin embargo, el cuerpo de Jesús no se corrompió, porque Dios lo resucitó.
38
Hermanos, quiero que sepan que les estamos anunciando el perdón de sus pecados por medio de Jesús.
39
La ley de Moisés no pudo justificarles todos esos pecados, pero en Jesús queda justificado todo aquel que cree en él.
40
Tengan, pues, cuidado de que no les sobrevenga lo que anunciaron los profetas:
41
Ustedes, que todo lo desprecian,
¡asómbrense y desaparezcan!
En los días de ustedes haré algo tan grande
que no podrán creerlo,
aunque alguien se lo explique.”»
42
Cuando ellos salieron de la sinagoga, les rogaron que el siguiente día de reposo volvieran a hablarles de estas cosas.
43
Luego se despidió a la congregación, y muchos judíos y conversos piadosos siguieron a Pablo y a Bernabé, y ellos siguieron hablándoles y animándolos a mantenerse en la gracia de Dios.
44
El siguiente día de reposo casi todos los habitantes de la ciudad se reunieron para oír la palabra de Dios,
45
pero cuando los judíos vieron tanta gente, se llenaron de celos y rebatían lo que Pablo decía, y lo contradecían y lo maldecían.
46
Entonces Pablo y Bernabé les dijeron con toda franqueza: «Estamos seguros de que era necesario que ustedes fueran los primeros en escuchar la palabra de Dios.
Pero como ustedes la rechazan y no se consideran dignos de recibir la vida eterna, ahora vamos a predicarles a los que no son judíos.
47
Ésa es la orden que el Señor nos dio, cuando dijo:
»“Te he puesto como luz para las naciones,
para que lleves salvación hasta los confines de la tierra.”»
48
Cuando los que no eran judíos oyeron esto, se alegraron y glorificaron la palabra del Señor, y todos los que estaban destinados a recibir la vida eterna creyeron.
49
Y la palabra del Señor se difundía por toda aquella provincia.
50
Pero los judíos instigaron a las mujeres piadosas y distinguidas, y a los principales de la ciudad, para que iniciaran una persecución en contra de Pablo y Bernabé;
así que los expulsaron de su territorio.
51
Ellos, por su parte, al salir de la ciudad se sacudieron el polvo de los pies en señal de protesta, y se fueron a Iconio.
52
Y los discípulos estaban gozosos y llenos del Espíritu Santo.