Pablo y Bernabé en Iconio

1
Cuando llegaron a Iconio, siguiendo su costumbre entraron en la sinagoga de los judíos;
y era tal la convicción con que hablaban que una gran multitud de judíos y de griegos creyó.
2
Pero los judíos que no quisieron creer, dañaron el ánimo de los que no eran judíos y los azuzaron contra los hermanos.
3
A pesar de eso, Bernabé y Pablo se quedaron allí mucho tiempo, y hablaban sin ningún temor y confiados en el Señor, que por su bondad y misericordia les concedió hacer milagros prodigiosos.
4
La gente de la ciudad estaba dividida, porque unos apoyaban a los judíos y otros a los apóstoles.
5
Entonces judíos y no judíos, y sus gobernantes, se juntaron con la intención de hacerles daño a los apóstoles y apedrearlos;
6
pero ellos se dieron cuenta y huyeron a Listra y Derbe, ciudades de Licaonia, y de allí fueron a todas las regiones cercanas,
7
donde predicaban el evangelio.


Pablo es apedreado en Listra

8
En Listra había un hombre lisiado de nacimiento;
no podía mover los pies ni había caminado jamás.
Estaba sentado,
9
escuchando a Pablo;
y cuando Pablo lo vio a los ojos, comprendió que tenía fe para ser sanado.
10
Entonces Pablo levantó la voz y le dijo: «Levántate, y apóyate sobre tus pies.» Y aquel hombre dio un salto y comenzó a caminar.
11
Al ver la gente lo que Pablo había hecho, comenzó a gritar en lengua licaónica: «Los dioses han bajado en forma de hombres, y nos están visitando
12
A Bernabé lo llamaron Júpiter, y como Pablo era el que hablaba, a él lo llamaron Mercurio.
13
El sacerdote de Júpiter, que oficiaba en el templo que estaba frente a la ciudad, llevó hasta las puertas toros y guirnaldas, y les quería ofrecer sacrificios junto con la muchedumbre.
14
Cuando Bernabé y Pablo se enteraron de esto, se rasgaron la ropa y corrieron entre la multitud, y a gritos dijeron:
15
«Amigos, ¿por qué hacen esto? Nosotros somos unos simples mortales, lo mismo que ustedes.
Hemos venido a decirles que se vuelvan al Dios de la vida, al creador del cielo, la tierra y el mar, y de todo lo que hay en ellos, y que se aparten de todo esto, que para nada sirve.
16
En el pasado, Dios permitió que la gente anduviera por sus propios caminos,
17
aunque no dejó de manifestar su poder al enviarnos toda clase de bienes, pues del cielo nos viene la lluvia, que hace fructificar la tierra para nuestro sustento y alegría
18
Cuando ellos dijeron esto, casi les fue imposible impedir que la multitud les ofreciera sacrificio.
19
En ese momento llegaron de Antioquía y de Iconio unos judíos que persuadieron a la multitud para que apedreara a Pablo;
después de eso lo arrastraron y lo llevaron fuera de la ciudad, pues creían que estaba muerto.
20
Pero los discípulos lo protegieron, y Pablo se levantó y entró en la ciudad, y al día siguiente salió con Bernabé para Derbe.
21
Después de anunciar el evangelio en aquella ciudad y de hacer muchos discípulos, los dos regresaron a Listra, a Iconio y a Antioquía,
22
y allí infundían ánimo a los discípulos y los alentaban a mantener la fe.
Les decían: «Para entrar en el reino de Dios nos es necesario pasar por muchas tribulaciones
23
También nombraron ancianos en cada iglesia, y luego de orar y ayunar los encomendaron al Señor, en quien habían creído.


El regreso a Antioquía de Siria

24
Luego de pasar por Pisidia, llegaron a Panfilia;
25
después predicaron el evangelio en Perge, y se fueron a Atalia;
26
de allí navegaron hasta Antioquía, en donde los habían encomendado a Dios para que hicieran la obra que ya habían cumplido.
27
Cuando llegaron, reunieron a la iglesia y narraron las grandes cosas que Dios había hecho con ellos, y cómo había abierto la puerta de la fe para que los no judíos entraran por ella.
28
Y allí se quedaron mucho tiempo con los discípulos.