Ananías y Safira

1
Pero un hombre que se llamaba Ananías, junto con Safira, su mujer, vendió un terreno
2
y, con el consentimiento de ella, sustrajo algo del dinero que recibió;
así que llevó sólo una parte y la entregó a los apóstoles.
3
Entonces Pedro le dijo: «Ananías, ¿por qué le permitiste a Satanás que entrara en ti para mentirle al Espíritu Santo y sustraer parte de tu dinero?
4
¿Acaso el terreno no era tuyo? Y, si lo vendías, ¿acaso no era tuyo el dinero? ¿Por qué decidiste hacer esto? No les has mentido a los hombres, sino a Dios
5
Al oír Ananías estas palabras, cayó muerto.
Y a todos los que se enteraron les entró mucho miedo.
6
Entonces los jóvenes se levantaron, lo envolvieron, lo sacaron y lo sepultaron.
7
Como tres horas más tarde, entró su mujer sin saber lo que había sucedido.
8
Y Pedro le dijo: «Dime: ¿vendieron ustedes el terreno en ese precio?» Y ella respondió: «Sí, en ese precio
9
Pedro le dijo entonces: «¿Por qué se pusieron de acuerdo para poner a prueba al Espíritu del Señor? ¡Mira!, aquí vienen los que fueron a sepultar a tu marido, y ellos te sacarán también a ti.»
10
Al instante, ella cayó muerta a los pies de Pedro, y cuando entraron los jóvenes y la hallaron muerta, la sacaron y la sepultaron junto a su marido.
11
Esto hizo que toda la iglesia y todos los que supieron esto se llenaran de mucho miedo.


Señales y maravillas en abundancia

12
Dios hacía muchas señales y prodigios entre el pueblo por medio de los apóstoles, y todos ellos se reunían sin falta en el pórtico de Salomón.
13
Ninguno del pueblo se atrevía a juntarse con ellos, aunque el pueblo los elogiaba mucho.
14
Los hombres y mujeres que creían en el Señor iban aumentando en número,
15
y en sus camas y lechos sacaban a los enfermos a la calle, para que al pasar Pedro por lo menos su sombra cayera sobre alguno de ellos.
16
Aun de las ciudades vecinas venían muchos a Jerusalén, y traían a sus enfermos y a los atormentados por espíritus inmundos, y todos eran sanados.


Pedro y Juan son perseguidos

17
El sumo sacerdote y todos los que estaban de su parte, es decir, los de la secta de los saduceos, reaccionaron llenos de celos
18
y aprehendieron a los apóstoles y los echaron a la cárcel del pueblo.
19
Pero en la noche un ángel del Señor llegó y abrió las puertas de la cárcel.
Cuando ellos salieron, el ángel les dijo:
20
«Vayan al templo y anuncien al pueblo todas las enseñanzas acerca de esta vida
21
Luego de oír esto, entraron en el templo por la mañana y se pusieron a enseñar.
Mientras tanto, el sumo sacerdote y los que estaban de su parte se reunieron para convocar al concilio y a todos los ancianos del pueblo de Israel, y al mismo tiempo mandaron traer de la cárcel a los apóstoles;
22
pero como al llegar los alguaciles no los encontraron, regresaron y dijeron:
23
«Cuando llegamos a la cárcel, ésta tenía todos los candados puestos y los guardias estaban afuera, frente a las puertas;
pero al abrir la cárcel, vimos que allí adentro no había nadie
24
Al oír esto, el sumo sacerdote, el jefe de la guardia del templo y los principales sacerdotes no lograban entender en qué pararía todo esto.
25
Pero llegó otro y les dijo: «Escuchen: los hombres que ustedes metieron a la cárcel, están ahora en el templo, impartiendo enseñanzas al pueblo
26
Entonces el jefe de la guardia se fue con los alguaciles y los aprehendió, aunque sin violencia, porque temían que el pueblo los apedreara.
27
Cuando los llevaron y los presentaron ante el concilio, el sumo sacerdote les dijo:
28
«¿Acaso no les dimos órdenes estrictas de no enseñar en ese nombre? Ahora han llenado a Jerusalén de su doctrina, y quieren culparnos de la muerte de ese hombre
29
Pedro y los apóstoles respondieron: «Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.
30
El Dios de nuestros antepasados resucitó a Jesús, el mismo al que ustedes mataron y colgaron de un madero.
31
Pero Dios, por su poder, lo ha exaltado y sentado a su derecha como Príncipe y Salvador, dando a Israel la oportunidad de arrepentirse y de que sean perdonados sus pecados.
32
De esto somos testigos nosotros, y también el Espíritu Santo, que Dios ha dado a quienes lo obedecen
33
Al oír esto, ellos se enfurecieron tanto que querían matarlos.
34
Entonces Gamaliel, un fariseo que era doctor de la ley y a quien todo el pueblo respetaba, se levantó ante el concilio y ordenó que sacaran por un momento a los apóstoles;
35
luego dijo: «Varones israelitas, piensen bien en lo que van a hacer con estos hombres.
36
Hace ya algún tiempo, se levantó Teudas, quien se jactaba de ser alguien, y logró que se le uniera un grupo como de cuatrocientos hombres;
pero lo mataron, y todos los que lo seguían fueron dispersados y exterminados.
37
Después, cuando se hizo el censo, se levantó Judas el galileo y logró que muchos del pueblo lo siguieran.
Pero también lo mataron, y todos los que lo seguían fueron dispersados.
38
Por eso les digo ahora: Olvídense de estos hombres.
Déjenlos.
Porque si esto que hacen es de carácter humano, se desvanecerá;
39
pero si es de Dios, no lo podrán destruir.
¡No vaya a ser que ustedes se encuentren luchando contra Dios
Todos estuvieron de acuerdo con él,
40
así que llamaron a los apóstoles y, después de azotarlos, les advirtieron que no siguieran hablando en el nombre de Jesús y los pusieron en libertad.
41
Los apóstoles salieron del concilio felices de haber sido dignos de sufrir por causa del Nombre.
42
Y todos los días, no dejaban de enseñar y de anunciar en el templo y por las casas las buenas noticias acerca de Cristo Jesús.