Leyes para la guerra

1
»Cuando salgas a combatir a tus enemigos, no tengas temor de ellos, aun cuando veas que tienen caballos y carros de guerra, y que su ejército es más grande que el tuyo, porque contigo está el Señor tu Dios, el cual te sacó de la tierra de Egipto.
2
Cuando ya se dispongan a combatir, el sacerdote se pondrá de pie y arengará al pueblo.
3
Les dirá: “Oye, Israel: este día ustedes van a entrar en combate contra sus enemigos.
No se descorazonen.
No tengan miedo ni se espanten.
No pierdan el ánimo al enfrentarse a ellos,
4
porque el Señor su Dios va con ustedes, y peleará en favor de ustedes contra sus enemigos, y les dará la victoria.”
5
Los oficiales, por su parte, dirán al pueblo: “¿Quién de ustedes ha construido una casa nueva, y no la ha estrenado? Vaya de regreso a su casa, no sea que muera en batalla y algún otro la estrene.
6
¿Quién ha plantado una viña, y aún no ha disfrutado de ella? Vaya de regreso a su casa, no sea que muera en batalla, y algún otro la disfrute.
7
¿Y quién ésta comprometido, y aún no se ha casado? Vaya de regreso a su casa, no sea que muera en batalla, y algún otro se case con su novia.”
8
Además de esto, los oficiales dirán al pueblo: “¿Quién de ustedes tiene miedo y se acobarda? Vaya de regreso a su casa, para que no contagie a sus hermanos con su cobardía.”
9
Y en cuanto los oficiales hayan hablado con el pueblo, los capitanes del ejército tomarán el mando y se pondrán a la cabeza del ejército.
10
»Cuando te dispongas a atacar una ciudad, envíale primero un mensaje de paz.
11
Si su respuesta es también de paz, y te abre las puertas, entonces todo el pueblo que esté en ella te pagará tributo y te servirá.
12
Pero si no hace la paz contigo, y te declara la guerra, entonces sitiarás la ciudad
13
y cuando el Señor tu Dios te la haya entregado herirás a filo de espada a todos sus hombres.
14
Te quedarás sólo con las mujeres, los niños y los animales, y con todo el botín que haya en la ciudad.
También te comerás el botín de tus enemigos, a los que el Señor tu Dios te entregará.
15
Esto mismo harás con todas las ciudades que estén alejadas de ti y que no sean parte de las ciudades de estas naciones.
16
Pero no dejarás con vida a nadie que sea de las ciudades de estos pueblos que el Señor tu Dios te da en posesión,
17
sino que destruirás por completo a los hititas, amorreos, cananeos, ferezeos, jivitas y jebuseos, tal y como el Señor tu Dios te lo ha ordenado.
18
Si no lo haces, ellos te enseñarán a cometer todos los actos repugnantes que hacen para honrar a sus dioses, y entonces pecarás contra el Señor tu Dios.
19
»Cuando sities alguna ciudad y en el ataque pases muchos días para conquistarla, no destruyas sus árboles ni los derribes a golpe de hacha, porque ellos te brindarán alimento.
No los eches abajo durante el sitio, pues no son hombres y no pueden responder a tu ataque;
sólo son árboles del campo.
20
Podrás destruir y derribar todo árbol que sepas que no es frutal, y construir con ellos torres de asalto y conquistar la ciudad que te hace la guerra.