1
»Cuando surja algún pleito, las partes acudirán al tribunal para que los jueces juzguen el caso, y absuelvan al inocente y condenen al culpable.
2
Si el culpable merece ser azotado, el juez le ordenará tenderse en el suelo para que sea azotado en su presencia.
El número de azotes dependerá del delito cometido,
3
aunque no podrá recibir más de cuarenta azotes, pues recibir más azotes sería humillante para tu compatriota.
4
»No le pondrás bozal al buey que trille.
5
»Cuando dos hermanos vivan juntos, y uno de ellos llega a morir sin haber procreado hijos, la viuda no podrá casarse con alguien ajeno a la familia, sino que su cuñado la tomará por esposa, se allegará a ella, y cumplirá con ella su deber de cuñado.
6
El primer hijo que ella dé a luz recibirá el nombre del hermano muerto, para que su nombre no sea borrado de Israel.
7
»Si el hermano del muerto no quiere tomar a su cuñada por esposa, ésta irá a la entrada de la ciudad y les dirá a los ancianos: “Mi cuñado no quiere perpetuar en Israel el nombre de su hermano.
No quiere cumplir conmigo su deber de cuñado.”
8
Entonces los ancianos de la ciudad lo llamarán y hablarán con él;
y si él se resiste y declara: “No quiero tomarla por esposa”,
9
entonces su cuñada se acercará a él y, delante de los ancianos, le quitará del pie la sandalia y le escupirá en el rostro, y dirá: “Esto se merece el hombre que no quiere mantener viva la familia de su hermano.”
10
Y esta familia será conocida en Israel con el nombre de “La familia del descalzo”.
11
»En caso de que dos hombres riñan, si la mujer de uno de ellos se acerca para librar a su marido de ser lastimado por el otro, y alarga la mano y sujeta al otro por sus partes vergonzosas,
12
tú no la perdonarás sino que le cortarás la mano.
13
»No llevarás en tu bolsa una pesa grande y una pesa chica,
14
ni tendrás en tu casa una medida grande y una medida pequeña.
15
Deberás usar pesas exactas y justas, y medidas completas y justas, para que vivas muchos años en la tierra que el Señor tu Dios te da.
16
Ciertamente al Señor tu Dios le repugna todo aquel que comete esta clase de injusticia.


Orden de exterminar a Amalec

17
»Acuérdate de lo que te hizo Amalec en el camino, cuando saliste de Egipto,
18
y de cómo, cuandoestabas cansado y agobiado, te salió al encuentro en el camino y, sin ningún temor de Dios, te atacó por la retaguardia e hirió a todos los que, débiles, venían a la zaga.
19
Por lo tanto, cuando ya estés en la tierra que el Señor tu Dios te da en posesión, y el Señor tu Dios te haga descansar de todos los enemigos que te rodean, borrarás de debajo del cielo la memoria de Amalec.
¡No lo olvides!