Israel en el monte Sinaí

1
Los hijos de Israel llegaron al desierto de Sinaí al cumplirse tres meses de haber salido de la tierra de Egipto.
2
Después de salir de Refidín, llegaron al desierto de Sinaí y acamparon en el desierto.
Acamparon allí, delante del monte.
3
El Señor llamó a Moisés desde el monte, y Moisés subió para hablar con Dios.
Y Dios le dijo:
«Habla con la casa de Jacob.
Diles lo siguiente a los hijos de Israel:
4
Ustedes han visto lo que he hecho con los egipcios, y cómo los he tomado a ustedes y los he traído hastasobre alas de águila.
5
Si ahora ustedes prestan oído a mi voz, y cumplen mi pacto, serán mi tesoro especial por encima de todos los pueblos, porque toda la tierra me pertenece.
6
Ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y un pueblo santo.
Estas mismas palabras les dirás a los hijos de Israel.”»
7
Moisés volvió y llamó a los ancianos del pueblo, y en su presencia expuso todas las palabras que el Señor le había mandado decir.
8
Todo el pueblo respondió al unísono:
«Haremos todo lo que el Señor ha dicho
Y cuando Moisés refirió al Señor las palabras del pueblo,
9
el Señor le dijo:
«Voy a venir en medio de una nube espesa, y desde allí hablaré para que el pueblo me oiga mientras hablo contigo, y también para que te crean siempre
Moisés refirió al Señor las palabras del pueblo,
10
y el Señor le dijo a Moisés:
«Ve al pueblo, y santifícalos hoy y mañana, y haz que laven sus vestidos
11
y se preparen para el tercer día, porque al tercer día yo, el Señor, descenderé sobre el monte Sinaí, a la vista de todo el pueblo.
12
debes poner un límite alrededor del pueblo y decirles que se abstengan de subir al monte.
Ni siquiera deben tocar sus límites, porque cualquiera que toque el monte, morirá.
13
Quien llegue a tocarlo, hombre o animal, será apedreado o traspasado por una flecha.
No vivirá.
Sólo podrán subir al monte cuando la trompeta dé un toque largo
14
Moisés bajó del monte al pueblo, y lo santificó, y ellos lavaron sus vestidos.
15
Y Moisés le dijo al pueblo:
«Prepárense para el tercer día.
No tengan ningún contacto con una mujer
16
Al tercer día por la mañana, hubo truenos y relámpagos, y una espesa nube se posó sobre el monte, y hubo un fuerte sonido de bocina, y todo el pueblo que estaba en el campamento se estremeció.
17
Entonces Moisés sacó al pueblo del campamento para recibir a Dios, y se detuvieron al pie del monte.
18
Todo el monte Sinaí humeaba porque el Señor había descendido sobre él en fuego y el humo subía como de un horno, y todo el monte se estremecía en extremo.
19
El sonido de la bocina iba en aumento, y Moisés hablaba y Dios le respondía con voz de trueno.
20
Entonces descendió el Señor sobre el monte Sinaí, sobre la cumbre del monte, y llamó el Señor a Moisés para que subiera a la cumbre, y Moisés subió.
21
Y el Señor le dijo a Moisés:
«Baja y dile al pueblo que no traspase los límites para verme, porque muchos de ellos morirán.
22
A los sacerdotes que se acercan a mí diles también que se santifiquen para que yo, el Señor, no haga en ellos ningún estrago
23
Moisés le dijo al Señor:
«El pueblo no podrá subir al monte Sinaí, porque tú nos has mandado poner límites al monte, y santificarlo
24
Y el Señor le dijo:
«Anda, baja, y sube luego con Aarón;
pero ni los sacerdotes ni el pueblo deben traspasar el límite ni subir a donde estoy, para que no haga yo entre ellos ningún estrago
25
Y Moisés bajó del monte y le dijo esto al pueblo.