Llamamiento de Moisés

1
Moisés cuidaba las ovejas de Jetro, su suegro, que era sacerdote de Madián, y un día llevó las ovejas a través del desierto y llegó hasta Horeb, el monte de Dios.
2
Allí, el ángel del Señor se le apareció en medio de una zarza envuelta en fuego.
Moisés miró, y vio que la zarza ardía en el fuego, pero no se consumía.
3
Entonces dijo: «Voy a ir y ver esta grande visión, por qué es que la zarza no se quema
4
El Señor vio que Moisés iba a ver la zarza, así que desde la zarza lo llamó y le dijo:
«¡Moisés, Moisés
Y él respondió:
«Aquí estoy
5
El Señor le dijo:
«No te acerques.
Quítate el calzado de tus pies, porque el lugar donde ahora estás es tierra santa
6
Y también dijo:
«Yo soy el Dios de tu padre.
Soy el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob
Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios.
7
Luego el Señor dijo:
«He visto muy bien la aflicción de mi pueblo que está en Egipto.
He oído su clamor por causa de sus explotadores.
He sabido de sus angustias,
8
y he descendido para librarlos de manos de los egipcios y sacarlos de esa tierra, hacia una tierra buena y amplia, una tierra que fluye leche y miel, donde habitan los cananeos, los hititas, los amorreos, los ferezeos, los jivitas y los jebuseos.
9
El clamor de los hijos de Israel ha llegado a mi presencia, y he visto además la opresión con que los egipcios los oprimen.
10
Por lo tanto, ven ahora, que voy a enviarte al faraón para que saques de Egipto a mi pueblo, a los hijos de Israel
11
Pero Moisés le respondió a Dios:
«¿Y quién soy yo para ir ante el faraón y sacar de Egipto a los hijos de Israel
12
Y Dios le respondió:
«Ve, pues yo estaré contigo.
Y esto te servirá de señal, de que yo te he enviado: Cuandohayas sacado de Egipto al pueblo, ustedes servirán a Dios sobre este monte
13
Moisés le dijo a Dios:
«Pero resulta que, si yo voy y les digo a los hijos de Israel: “El Dios de sus padres me ha enviado a ustedes”, qué voy a responderles si me preguntan: “¿Y cuál es su nombre?”»
14
Dios le respondió a Moisés:
«YO SOY EL QUE SOY.»
Y añadió:
«A los hijos de Israel tú les dirás: “YO SOY me ha enviado a ustedes.”»
15
También le dijo Dios a Moisés:
«A los hijos de Israel les dirás: “El Señor me ha enviado a ustedes.
Él es el Dios de sus padres, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob.” Éste es mi nombre eterno.
Con este nombre se me recordará por todos los siglos.
16
Así que ve y reúne a los ancianos de Israel, y diles: “El Señor, el Dios de sus padres, el Dios de Abrahán, de Isaac y de Jacob, se me apareció y me dijo: ‘En verdad he venido a visitarlos.
He visto cómo los tratan en Egipto,
17
y me he propuesto sacarlos de la aflicción de Egipto y llevarlos a la tierra de los cananeos, los hititas, los amorreos, los ferezeos, los jivitas y los jebuseos, que es una tierra que fluye leche y miel.’”
18
Ellos oirán tu voz, y entonces tú y los ancianos de Israel irán a hablar con el rey de Egipto y le dirán: “El Señor, el Dios de los hebreos, nos ha encontrado.
Por eso, ahora vamos a ir camino de tres días por el desierto, para ofrecer sacrificios al Señor nuestro Dios.”
19
Yo sé que el rey de Egipto no los dejará ir, sino a la fuerza.
20
Pero yo extenderé mi mano y heriré a Egipto con todas las maravillas que allí haré.
Y entonces él los dejará ir.
21
Y yo haré que los egipcios vean a este pueblo con ojos bondadosos, para que cuando ustedes salgan no se vayan con las manos vacías.
22
Al contrario, cada mujer le pedirá a su vecina y a quien viva con ella alhajas de plata y de oro, y vestidos, con los cuales vestirán ustedes a sus hijos y a sus hijas.
Así despojarán a los egipcios