Dios promete estar presente

1
El Señor le dijo a Moisés:
«Anda, vete ya de aquí, con el pueblo que sacaste de Egipto, y llévalos a la tierra que prometí darles a Abrahán, Isaac y Jacob, cuando dije: “Se la daré a tu descendencia.”
2
Yo enviaré un ángel para que vaya delante de ti, y expulsaré a los cananeos y a los amorreos, a los hititas y a los ferezeos, y a los jivitas y jebuseos.
3
Esa tierra fluye leche y miel.
Pero yo no iré contigo, porque eres un pueblo de dura cerviz y bien podría yo consumirte en el camino
4
Cuando el pueblo se enteró de esta mala noticia, se vistieron de luto y ninguno se puso sus joyas.
5
Y es que el Señor le había dicho a Moisés: «Diles a los hijos de Israel: “Ustedes son un pueblo de dura cerviz.
Si acaso los acompañara, en cualquier momento podría acabar con ustedes.” Así que, quítense ahora sus joyas, para que yo sepa lo que tengo que hacer
6
Y así, desde que partieron del monte Horeb los hijos de Israel se despojaron de sus joyas.
7
Moisés tomó el tabernáculo y lo plantó lejos, fuera del campamento, y lo llamó «Tabernáculo de Reunión».
Todo el que buscaba al Señor iba hasta el tabernáculo de reunión, el cual estaba fuera del campamento.
8
Cada vez que Moisés iba al tabernáculo, todo el pueblo se levantaba y se quedaba de pie, a la entrada de su tienda, y seguían a Moisés con la mirada, hasta que él entraba en el tabernáculo.
9
Al entrar Moisés en el tabernáculo, la columna de nube descendía y se quedaba a la entrada del tabernáculo, y entonces el Señor hablaba con Moisés.
10
Y cuando todo el pueblo veía la columna de nube a la entrada del tabernáculo, se levantaba cada uno e iba a la entrada de su tienda para adorar.
11
Y el Señor hablaba con Moisés cara a cara, como habla cualquiera con su compañero.
Después Moisés volvía al campamento, pero el joven Josué hijo de Nun, su servidor, nunca se apartaba del tabernáculo.
12
Moisés le dijo entonces al Señor:
«Mira, tú me has dicho: “Llévate de aquí a este pueblo”;
pero no me has dicho a quién vas a enviar conmigo.
Lejos de eso, insistes: “Yo te conozco.
quién eres, y te has ganado mi favor.”
13
Ahora bien, si en verdad me he ganado tu favor, te ruego que me hagas saber qué planes tienes.
Así sabré si en verdad me he ganado tu favor.
¡Toma en cuenta que esta gente es tu pueblo
14
Y el Señor le dijo:
«Mi presencia irá contigo, y te haré descansar
15
Pero Moisés respondió:
«Si tú no vas a venir conmigo, no nos saques de aquí.
16
¿Cómo vamos a saber tu pueblo y yo que en verdad me he ganado tu favor? ¡Lo sabremos sólo si vienes con nosotros, y sólo si tu pueblo y yo somos apartados de todos los pueblos que hay sobre la faz de la tierra
17
El Señor le dijo a Moisés:
«Tan cierto es que te has ganado mi favor, y que te conozco por nombre, que voy a hacer lo que me has pedido
18
Entonces Moisés dijo:
«Te ruego que me muestres tu gloria
19
Y el Señor le respondió:
«Voy a hacer que todo mi bien pase delante de ti, y delante de ti voy a proclamar mi nombre, que es EL SEÑOR.
Porque soy misericordioso con quien quiero ser misericordioso, y soy clemente con quien quiero ser clemente
20
El señor dijo también:
«Mi rostro no podrás verlo, porque nadie puede ver mi rostro y seguir viviendo
21
Y añadió:
«¡Mira! Aquí en la roca, junto a mí, hay un lugar.
Quédate allí;
22
y cuando pase mi gloria, yo te pondré en una hendidura de la roca y te cubriré con mi mano mientras paso.
23
Después de eso apartaré mi mano, y podrás ver mis espaldas, pero no mi rostro