1
»Así que serán Besalel y Aholiab los que harán todo lo que el Señor nos ha ordenado hacer, junto con todos aquellos a quienes el Señor haya dado un corazón lleno de sabiduría e inteligencia para llevar a cabo toda la obra del servicio del santuario


Se suspende la ofrenda

2
Moisés llamó entonces a Besalel y a Aholiab, lo mismo que a todos aquellos a quienes el Señor había llenado su corazón de sabiduría, y a quienes se sintieron movidos a presentarse para trabajar en la obra.
3
Ellos recogieron toda la ofrenda que estaba delante de Moisés, y que los hijos de Israel habían llevado para la obra del servicio del santuario, y se dispusieron a hacerla.
Mientras tanto, todos los días el pueblo seguía llevando ofrendas voluntarias.
4
Era tanto lo que llevaban, que todos los maestros de obra del santuario suspendieron sus trabajos
5
y fueron a decirle a Moisés:
«El pueblo está trayendo mucho más de lo necesario para la obra que el Señor ha ordenado hacer
6
Entonces Moisés mandó pregonar por el campamento:
«Que ningún hombre ni mujer traiga ni haga nada más para la ofrenda del santuario
Y fue así como se le impidió al pueblo ofrecer más,
7
pues tenían material abundante para hacer toda la obra, y aun sobraba.


Construcción del tabernáculo

8
De entre los que hacían la obra, todos los de corazón sabio hicieron el tabernáculo con diez cortinas de lino torcido, azul, púrpura y carmesí, con querubines bellamente trabajados.
9
Cada cortina medía doce y medio metros de largo por dos metros de ancho, y trece y medio metros de largo por un metro y ochenta centímetros de ancho, y las once cortinas eran de la misma medida.
10
Cinco cortinas las unieron una con la otra, y lo mismo hicieron con las otras cinco cortinas.
11
Hicieron lazos de azul en la orilla de la cortina que estaba al extremo de la primera serie, y lo mismo hicieron en la orilla de la cortina final de la segunda serie.
12
Se hicieron cincuenta lazos en la primera cortina, y otros cincuenta lazos en la orilla de la cortina de la segunda serie.
Los lazos de una correspondían con los de la otra.
13
También se hicieron cincuenta corchetes de oro, con los cuales se enlazaron las cortinas una con otra, y así se formó un tabernáculo.
14
Se hicieron también once cortinas de pelo de cabra para una tienda sobre el tabernáculo.
15
Una de las cortinas medía trece y medio metros de largo por un metro y ochenta centímetros de ancho, y las once cortinas eran de la misma medida.
16
Cinco de las cortinas se unieron aparte, y también aparte las otras seis cortinas.
17
Se hicieron también cincuenta lazos en la orilla de la cortina que estaba al extremo de la primera serie, y otros cincuenta lazos en la orilla de la cortina final de la segunda serie.
18
También se hicieron cincuenta corchetes de bronce para enlazar la tienda, de modo que fuese una sola,
19
y para la tienda se hizo una cubierta de piel de carnero teñida de rojo, y para la parte superior otra cubierta de piel de delfín.
20
Además se hicieron para el tabernáculo las tablas derechas de madera de acacia.
21
Cada tabla medía cuatro y medio metros de largo por sesenta y cinco centímetros de ancho.
22
Cada tabla tenía dos espigas para que se unieran la una con la otra.
Así se hicieron todas las tablas del tabernáculo.
23
Se hicieron las tablas para el tabernáculo: veinte tablas para el lado sur,
24
y cuarenta bases de plata que iban debajo de las veinte tablas, es decir, dos bases debajo de cada tabla, para sus dos espigas, y dos bases debajo de otra tabla para sus dos espigas.
25
Para el otro lado del tabernáculo, al lado norte, se hicieron otras veinte tablas,
26
con sus cuarenta bases de plata, es decir, dos bases debajo de una tabla, y dos bases debajo de otra tabla.
27
Para el lado occidental del tabernáculo se hicieron seis tablas,
28
y dos tablas para las esquinas del tabernáculo, en los dos costados.
29
Éstas se unían desde abajo, y por arriba se ajustaban con una bisagra;
así hizo con una y con otra en las dos esquinas.
30
Así que eran ocho tablas y dieciséis bases de plata, dos bases debajo de cada tabla.
31
Se hicieron también los travesaños de madera de acacia;
cinco para las tablas de un lado del tabernáculo,
32
cinco travesaños para las tablas del otro lado del tabernáculo, y cinco más para las tablas del lado posterior del tabernáculo, es decir, hacia el occidente.
33
El travesaño de en medio se hizo pasar por en medio de las tablas, de un extremo al otro.
34
Se recubrieron de oro las tablas, y se hicieron de oro los anillos por donde pasaban los travesaños, y también los travesaños se recubrieron de oro.
35
Se hizo también el velo de azul, púrpura, carmesí y lino torcido.
Se hizo con querubines bellamente trabajados.
36
Para el velo se hicieron cuatro columnas de madera de acacia, y se recubrieron de oro.
Sus capiteles eran de oro, y se fundieron cuatro bases de plata.
37
El velo para la puerta del tabernáculo se hizo de azul, púrpura, carmesí y lino torcido, recamado artísticamente,
38
con sus cinco columnas y sus capiteles, y se recubrieron de oro los capiteles y las molduras.
Sus cinco bases estaban hechas de bronce.